Los piratas de Nuevo León

Con deportitas ajenos, los norteños pretenden ganarle a Jalisco en la Olimpiada Nacional.

Guadalajara

Aunque la Comisión Nacional del Deporte se ha preocupado por promover y apoyar la difusión de los principios del Juego Limpio a través de los eventos  que integran el Sistema Nacional de Competencia, el pirateo de atletas sigue vigente en justas como la Olimpiada Nacional, donde no sólo está en juego un campeonato, sino el prestigio de cada entidad. Jalisco ha sido el líder del deporte nacional durante los últimos 15 años y un ejemplo para el resto de estados de la República que no cuentan con la misma estructura e infraestructura deportiva, que les permita entrar en la disputa del título de la Olimpiada Nacional. La entidad con mayores posibilidades de despojar a Jalisco de esa hegemonía es Nuevo León, que durante una década ha ocupado el segundo lugar de este evento, del que este año será anfitrión y, por tanto, buscará a toda costa sacar provecho como local para llevarse la corona que no ha podido conseguir en las 19 ediciones que se han celebrado. Para Jalisco, en cambio, significaría ganar su décimo sexto título de manera consecutiva, pero para ello, deberá superar a sus rivales no sólo en la competencia, sino también en los obstáculos que se presenten en el camino y de los que Nuevo León ha tenido que echar mano, para tratar de ser campeón a toda costa. Y es el que el objetivo de “Difundir los principios, valores deseen participar por una Entidad distinta por la que participaron en ediciones anteriores deberán de presentar su carta de baja ordinaria”. Ahí se aclara que el atleta deberá explicar a detalle los motivos por los cuales solicita la baja ordinaria, al menos un año (12 meses) antes del inicio de la Etapa Estatal de la edición del año 2015 en la(s) disciplina(s) en que desee participar.

También existe la carta petición de baja extraordinaria, que es el documento debidamente fundado mediante el cual se expresa un acuerdo de voluntades entre los directores de los Institutos Estatales de Cultura Física y Deporte involucrados, referente a la participación de un deportista por una entidad distinta, lo cual, se dice que no ha hecho Nuevo León. Por lo tanto, los 15 atletas ajenos, en su mayoría medallistas de 2014 y cuatro de ellos jaliscienses, que  Nuevo León pretende presentar como propios en la Olimpiada Nacional, no estarían jugando bajo los fundamentos del fair play , del que se han olvidado con tal de despojar del reinado a la delegación jalisciense. Es decir, que en teoría, estos deportistas no podrían participar por Nuevo León sino hasta el próximo año, ya que al menos a los jaliscienses se les dio una baja ordinaria y con ello, podrían competir hasta el próximo año, tras permanecer un año inactivos, ya que Nuevo León no le ha solicitado a Jalisco una baja extraordinaria, que sería otorgada sólo en caso de fuerza mayor. 

filosofía del Movimiento Olímpico Internacional, durante el desarrollo de la Olimpiada Nacional y Paralimpiada Nacional”, parecen quedar en el olvido cuando se trata de armar una selección estatal, echando mano de deportistas de otras entidades y cayendo en el llamado pirateo de atletas, del que no sólo Jalisco, sino varios estados han sido víctimas por parte de Nuevo León.

Papelito habla
En el registro de participantes, este año Nuevo León ha sumado a sus filas a por lo menos 15 deportistas de otras entidades para reforzar sus equipos en diferentes disciplinas, donde pretende asegurar la consecución de mayor número de medallas de oro, sin seguir el debido procedimiento establecido en la 
convocatoria de la Olimpiada Nacional, donde se establece que para poder participar por una entidad distinta a la que representó el año anterior, un atleta deberá cumplir con ciertos requisitos. En dicho documento: “Se considera cambio de entidad cuando un deportista representa a una entidad distinta por la que participó en las ediciones anteriores, independiente de las disciplinas en las que compitió, siempre y cuando haya realizado el trámite correspondiente”. De acuerdo con la convocatoria: “Para su participación en la Olimpiada Nacional 2015, los Deportistas que hayan cambiado de Entidad deberán cumplir con lo establecido en el Reglamento General de Participación”; y establece que “Los atletas que deseen participar por una Entidad distinta por la que participaron en ediciones anteriores deberán de presentar su carta de baja ordinaria”. Ahí se aclara que el atleta deberá explicar a detalle los motivos por los cuales solicita la baja ordinaria, al menos un año (12 meses) antes del inicio de la Etapa Estatal de la edición del año 2015 en la(s) disciplina(s) en que desee participar.

También existe la carta petición de baja extraordinaria, que es el documento debidamente fundado mediante el cual se expresa un acuerdo de voluntades entre los directores de los Institutos Estatales de Cultura Física y Deporte involucrados, referente a la participación de un deportista por una entidad distinta, lo cual, se dice que no ha hecho Nuevo León. Por lo tanto, los 15 atletas ajenos, en su mayoría medallistas de 2014 y cuatro de ellos jaliscienses, que  Nuevo León pretende presentar como propios en la Olimpiada Nacional, no estarían jugando bajo los fundamentos del fair play , del que se han olvidado con tal de despojar del reinado a la delegación jalisciense. Es decir, que en teoría, estos deportistas no podrían participar por Nuevo León sino hasta el próximo año, ya que al menos a los jaliscienses se les dio una baja ordinaria y con ello, podrían competir hasta el próximo año, tras permanecer un año inactivos, ya que Nuevo León no le ha solicitado a Jalisco una baja extraordinaria, que sería otorgada sólo en caso de fuerza mayor.