"Pintas" de sonideros borran grafitis

La Unidad Antigrafiti de la policía capitalina ubicó 3 mil sitios con alta incidencia para ser pintados por jóvenes o para promover conciertos de banda, rock y demás utilizados musicales en ...
Inquilinos intentan cubrir con pintura blanca los grafitis.
Inquilinos intentan cubrir con pintura blanca los grafitis. (Daniel Cruz)

México

El Gobierno del Distrito Federal identificó 3 mil sitios con alta incidencia de grafiti y anuncios de publicidad ilegal, principalmente de sonideros en la capital del país.

Un estudio que realizó la Unidad Antigrafiti de la Secretaría de Seguridad Pública, muestra que las seis delegaciones más afectadas por dichas prácticas son Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Magdalena Contreras, Venustiano Carranza y Tlalpan.

“Tenemos bastante afectación con la gente que hace promueven conciertos, tocadas bailes y sonideros en las paredes. Realmente lo que ha crecido bastante son las pintas de la gente que hace espectáculos musicales o anuncios en postes, como el típico anuncio de mil tacos de canasta por mil pesos”, explicó el titular de la unidad, Humberto Reyes.

Tras el anuncio de la Jefatura de Gobierno de aumentar las sanciones y obligar a reparar el daño a grafiteros y publicistas de conciertos populares, Reyes afirmó que la nueva medida ayudará a bajar los índices de pintas y pegatinas.

Aseguró que actualmente en la capital, 70 por ciento de los daños se concentran en las pintas promocionales, mientras que el grafiti ilegal registra una baja considerable solo con 30 por ciento restante, porque los jóvenes que se dedicaban a esto ya han crecido y las nuevas generaciones no son tan afines a rayar las paredes.

El director de la unidad explicó que los sitios más afectados por publicidad y grafiti son las escuelas, seguido del mobiliario urbano, como postes, semáforos y señalización vial, así como las instalaciones del Sistema de Aguas de la Ciudad de México.

“Lo que más contamina o se afecta en algunos sentidos por grafiti o por anuncios son las bombas de agua, por ejemplo. Las escuelas también son dañadas, pero desde adentro (por los estudiantes), por lo que tratamos de disuadir a los chicos a que no lo hagan.

“También los anuncios de nomenclatura, postes de luz y semáforos son grafiteados, llenados de stickers y anuncios colgantes”, precisó.

La Secretaría de Seguridad Pública calcula que en toda la capital existen alrededor de 8 mil jóvenes grafiteros, principalmente estudiantes de nivel medio y medio superior, es decir, con edades entre los 11 y 17 años.

Las pintas generalmente se realizan en la escuela, tanto en las bardas como en el entorno cercano, lo que explica la alta incidencia que registra la Unidad Antigrafiti. Y en su mayoría lo hacen por la noche.

En México, las pintas con aerosol llegaron en los años 70, alcanzando su máximo auge a principios del siglo 21.

Mientras que los sonideros encontraron un mercado fértil y gratuito en las calles de la capital para promocionar sus conciertos. Los grupos populares son los que más utilizan este tipo de publicidad en paredes, postes y en gran cantidad de bajopuentes, puentes peatonales y vehiculares.

La Consejería Jurídica del gobierno local registra un total de mil 690 personas que han cometido faltas cívicas afectando el entorno urbano con grafitis o publicidad ilegal.

La Procuraduría de Justicia se han puesto a disposición del Ministerio Público a ocho personas que causaron daños con un valor superior a los mil 300 pesos.

Por ello, la semana pasada, el Gobierno del Distrito Federal envió una iniciativa de reforma a la Ley de Cultura Cívica del DF para obligar a quien realice graffitis o publicidad ilegal reparen el daño a cambio de 36 horas de arresto. 

Es decir, el objetivo de las autoridades capitalinas es disuadir a estos grupos con la reparación del daño.

Hasta la fecha hay 35 murales monumentales hechos con grafiti en toda la ciudad y la intención es seguir buscando espacios para promover esta actividad y eliminar las pintas ilegales.