Autoridades invitan a no dañar patrimonios culturales

Sirle Rojas, delegada del INAH en Durango, invita a todas las personas que crean haber encontrado alguna pieza arqueológica, informen de inmediato para que sea evaluada.
Durango es escenario de piezas arqueológicas.
Durango es escenario de piezas arqueológicas. (Especial)

Durango, Durango

Un hallazgo arqueológico no debe ser tocado por ciudadanos, mucho menos extraído sin los conocimientos necesarios ya que pueden dañar, contaminar y terminar con la riqueza histórica del mismo.

"Invitamos a que no tengan miedo a denunciar porque no se las vamos a quitar, pero si puede llegar a configurarse un delito por no tener un registro nacional".

De ahí que el INAH pida a la sociedad en general hacer la denuncia de manera inmediata y de manera legal, convertirse en "custodios" de estos tesoros patrimonio de la nación.

Señaló la Delegada del INAH en Durango, Sirle Rojas, quien recordó que muchas veces se tiene denuncias sobre qué se encontraron piezas, vasijas o huesos.

"Y muchas veces no son arqueológicas, a veces se confunde por el mismo relleno que tiene la tierra y es algo que el investigador tiene que conocer en el campo, por eso se les pide saber dónde lo encontraron, que no se mueva de su lugar de origen".

"Porque se trata de aspectos que el especialista debe conocer de primera mano, qué es, cómo es, el tipo de tierra que hay alrededor, cómo está colocado, debajo de él qué hay, además de que tienen mecanismos especiales para poder extraer el objeto".

Sin embargo cuando la gente sustrae los objetos, los contamina y ya no se puede saber de qué se trataba.

Aquí lo que recomendamos es que inmediatamente se haga la denuncia, nosotros salimos al campo para hacer un análisis y si se ve que verdaderamente se trata de un objeto de importancia, el investigador hace la protección para poder seguir abriendo, excavando hasta llegar al fondo que permita una información más tangible.

De ahí que reiteró el llamado a la ciudadanía para que al momento de encontrar alguna pieza arqueológica, no se toque, se tome una fotografía y se haga la denuncia correspondiente para poder hacer la aventura de la investigación.

Por último comentó que el Instituto Nacional de Antropología e Historia considera que solo un 30 por ciento de los hallazgos son denunciados ante el propio instituto, debido al temor de la propia ciudadanía.

"La gente tiene miedo a denunciar porque muchas veces han tenido hallazgos importantes que la misma gente sustrae y los mantienen en posesión, hemos investigado y hay personas que tienen colecciones muy importantes".

"Invitamos a que no tengan miedo a denunciar porque no se las vamos a quitar, pero si puede llegar a configurarse un delito por no tener un registro nacional, ya que se trata de patrimonio propiedad de la nación, que requiere de un catalogo que permita datarlos y que están resguardados por el INA", dijo.

"Porque se trata de aspectos que el especialista debe conocer de primera mano, qué es, cómo es, el tipo de tierra que hay alrededor, cómo está colocado, debajo de él qué hay, entre otras".

Insistió en que las piezas no son retiradas, ya que las personas que las encuentran se pueden convertir en los guardianes de ese patrimonio para tener el resguardo legítimo.

La denuncia de un hallazgo arqueológico se puede hacer de manera directa ante el Instituto Nacional de Antropología de Durango que se ubica en el edificio del Centro Cultural y de Convenciones Bicentenario (CCB) o a través de la página oficial.

"Les pedimos que se acerquen con nosotros y se conviertan en nuestro colaboradores para que continúen resguardando las piezas, nosotros decirles cómo e incluso cómo se pueden exponer, armar un proyecto comunitario que puede darle a la zona mayor interés y sobre todo culturalmente una riqueza enorme".