Piden impedir geotermia en bosque La Primavera

La CFE buscará ampliar exploración y explotación sobre todo el bosque, pues la etapa aprobada sólo aportará 15% de lo estimado.
La primera etapa de Cerritos Colorados equivale a 7% de la energía que consume Guadalajara
La primera etapa de Cerritos Colorados equivale a 7% de la energía que consume Guadalajara (Cortesía)

Guadalajara

La entrega de recursos prevista en el presupuesto de egresos 2015 para exploración y explotación del campo geotérmico de Cerritos Colorados, en La Primavera, será solo el comienzo de los planes que tiene la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en la caldera volcánica: apenas 15 por ciento de lo que busca aprovechar, en aparente contradicción con la vocación de protección que tiene el bosque desde 1980.

En las prospecciones de la paraestatal, ese potencial de la primera etapa, de 25 megawatts, puede ser elevado a cerca de 160 MW, lo que implica abrir nuevos pozos y al menos un aprovechamiento más en la zona de Planillas –una de los más ricas en biodiversidad-, lo que ha suscitado la preocupación de la comunidad científica de esta ciudad, que ha reclamado formalmente cancelar en definitiva los proyectos de la empresa en el área natural protegida.

La CFE ha justificado en diversos foros tanto la necesidad de aprovechar la fuente de energía, como la posibilidad de que no haya daños al ambiente, contra la experiencia desafortunada que tuvieron sus exploraciones en la zona a finales de los años 80 del siglo pasado, clausurados ante la presión de la opinión pública tapatía por los daños severos causados por la exploración. Las cifras oficiales: la primera etapa de Cerritos Colorados equivale a 7 por ciento de la energía que consume la capital de Jalisco, pero si se aprovechara todo el yacimiento que existe debajo del área natural protegida, unos 160 MW, sería cerca de 45 por ciento.

Pero a muchos les parecen cuentas alegres –habría una sobreestimación en el potencial-, además de que por ser un proyecto cuya vigencia apenas rebasa tres décadas, es un costo demasiado elevado a pagar por un tiempo tan corto de beneficios.  

“Si hablamos de un principio precautorio que debe regir en esto, tenemos que pedir que se ponga toda la información sobre la mesa y se actualice, dado que hay serios riesgos de que se afecten los ecosistemas, y de que la misma capacidad de generación que busca la CFE esté sobrevalorada y sea a muy corto plazo, pero con efectos permanentes y nocivos”, dijo a MILENIO JALISCO el presidente del Comité Científico del bosque, Arturo Curiel Ballesteros.

En esencia, el debate es sobre cuál es la prioridad, si mantener un área natural protegida cuyos servicios ambientales dan vida al área metropolitana de Guadalajara, o la generación de energía. Sin abordar directamente el tema, pues desconoce detalles, la ex secretaria de Medio Ambiente federal, Julia Carabias Lillo, dijo a este diario -en una visita a Guadalajara a comienzos de este mes-: “si la superficie nacional protegida no es mayor de 7 por ciento del territorio, por qué no dejan esa superficie al margen de esos proyectos”, en alusión a toda la temática de la minería.

El comité citado se pronunció sobre el tema en sesión de la junta de gobierno del organismo público descentralizado (OPD) del bosque, el pasado 30 de septiembre. “Manifestamos alerta ante el hecho de que en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2015, dentro de los Programas Presupuestarios con Proyectos de Inversión, se encuentra el 1318TOQ0011 denominado Estudios de Evaluación del Potencial de Generación Geotermoeléctrica de la Zona de Cerritos Colorados 2014-2016 dentro del área protegida Bosque La Primavera, con un monto de más de 800 millones de pesos”. Son 837 millones 61,874 pesos, de los cuales, en 2015 se aportarían 136 millones (ver http://www.cmic.org/cmic/economiaestadistica/2014/PPEF%202015_PROYECTOS_CFE.pdf).

La conservación íntegra del Bosque La Primavera, continúa el comité, “una de las áreas naturales protegidas más amenazadas del país, es de vital importancia para los millones de habitantes de la zona metropolitana de Guadalajara y poblaciones del centro de Jalisco, por todos los servicios que presenta este ecosistema, desde servicios culturales de recreación para la segunda metrópoli de la República Mexicana; como abastecedora de agua; y como el más grande aliado para la adaptación del cambio climático en la regulación de olas de calor perjudiciales para la salud humana”. El grupo está conformado, además de Curiel Ballesteros, por Luis F. Aguilar Villanueva, de la Pontificia Universidad Gregoriana; Enrique José Jardel Peláez, de la UdeG; Javier Díaz Reynoso y Javier Esteban Clausen Silva, del ITESO, así como la abogada Carla Delfina Aceves Ávila.

“En contraste, no existe normatividad reguladora sobre las actividades de exploración y aprovechamiento geotérmico, por lo que este comité científico considera que para este caso, debería de operar el principio precautorio considerando los efectos potencialmente nocivos. Con respecto a lo antes mencionado, se considera impostergable, que al igual como ha sucedido para el caso de exploración petrolera, siguiendo el mismo espíritu precautorio y de conservación por parte de los legisladores en las áreas naturales protegidas, proponemos la prohibición de exploración y aprovechamiento de la geotermia en el bosque La Primavera dados sus efectos potenciales, atendiendo a su vez a que ambas son actividades de generación y aprovechamiento de energía”, subrayaron.

La respuesta de la junta de gobierno fue cauta. Tanto el nuevo director del OPD, Marciano Valtierra Azotla, como la secretario de Medio Ambiente de Jalisco, Magdalena Ruiz Mejía, acordaron abrir una mesa para obtener información antes de asumir cualquier postura.  

De forma agregada, el comité, refiere Curiel Ballesteros, “pidió a la membresía de la UICN [Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza] en México, que se analizara la posibilidad de apoyar esta iniciativa”.


Un enorme potencial dormido

La geotermia “es una fuente de energía que puede utilizarse de manera  directa o indirecta. Entre sus principales usos directos está el aprovechamiento del agua caliente de manantiales para balnearios y spas, para calefacción de espacios y para procesos agrícolas o industriales. Su uso indirecto más relevante es el aprovechamiento del  vapor geotérmico para generar energía eléctrica”, señala en La energía geotérmica en México Luis Gutiérrez-Negrín.

“La capacidad geotermo-eléctrica instalada en México ha ido creciendo,  desde los 3.5 MW de la primera unidad instalada en Pathé en 1959 hasta 958 MW en la actualidad. El crecimiento no ha sido constante […] el principal salto ocurre entre 1982 y 1986, año en el que entran en operación 335 MW, consistentes en tres unidades de 110 MW en el campo de Cerro Prieto y la unidad 6 de 5 MW en el campo de Los Azufres”.

Hoy, “la capacidad geotermoeléctrica se distribuye en cuatro campos  geotérmicos actualmente en explotación, que son los de Cerro Prieto, Baja California, con 720 MW; Los Azufres, Michoacán, con 188 MW; Los Húmeros, Puebla, con 40 MW, y Las Tres Vírgenes, Baja California Sur, con 10 MW”. Cerro Prieto es el mayor campo del país y el segundo más grande del  mundo.

En La Primavera, los daños ambientales cancelaron la posibilidad de explotación los últimos 25 años.

CLAVES

Los datos del proyecto

La primera etapa de Cerritos Colorados deberá generar, al entrar en operaciones, 25 megawatts por año, pero el potencial detectado por la CFE es de 75 MW en ese sitio. De forma paralela, el sitio Planillas –una de las zonas más importantes para la diversidad biológica de La Primavera- tiene al menos 75 MW detectados de potencial, según los datos de la CFE

“El Proyecto Geotermoeléctrico Cerritos Colorados, primera etapa, consiste básicamente en la construcción de tres obras principales: las estructuras de la línea de subtransmisión, los vaporductos y la tubería de inyección se construirán en su mayoría junto a los caminos actuales y sobre la infraestructura de tres obras principales”

Esas obras son “una unidad de generación de 25 Megawatts (equivalente a 7% de la energía necesaria para la Zona Metropolitana de Guadalajara); una línea de subtransmisión 69 kilovoltios Cerritos Colorados Entronque Guadalajara I – El Sol (14,7 km longitud y 8,5 metros derecho de vía); la perforación de 14 nuevos pozos sobre plataformas existentes y la rehabilitación de cuatro ya existentes”

Otras obras que conforman el proyecto son “la construcción de 2 500 metros de vaporductos; el tendido de 3,500 m de tubería de inyección; la modificación de un tramo de 250 m de caminos de acceso; y obras provisionales y asociadas [sobre 10,080 m2]. Las estructuras de la línea de subtransmisión, los vaporductos y la tubería de inyección se construirán en su mayoría junto a los caminos actuales y sobre la infraestructura de los pozos”

Los impactos ambientales:

1) “Emisiones a la atmósfera: vapor y gases incondensables, entre ellos, ácido

sulfhídrico (H2S)”

2) Cambio de uso del suelo: “desmonte y despalme de la vegetación para la  construcción de la plataforma (25 MW) y derecho de vía de la línea de transmisión (69 kV)”.

3) “Impacto visual del paisaje por la construcción de las obras y emisiones a la  atmósfera.

4) “Impacto a la fauna silvestre; durante la construcción de las obras ahuyentará a la  fauna del sitio por presencia humana y ruido”.

No obstante, “los impactos ambientales más significativos por este proyecto ocurrieron durante la etapa de exploración, por la apertura de caminos y construcción de plataformas y presas de lodos”, entre 1980 y 1989

Fuente: CFE, “Proyecto de aprovechamiento geotérmico en el bosque La Primavera”, Felipe Rodrigo Cervantes