Piden extremar cuidados ante rinitis alérgica

La rinitis alérgica es una enfermedad crónica que en el 95 por ciento de los casos es controlable, en primavera e invierno puede llegar a agravarse en caso de que no se trate a tiempo.

León, Gto.

La rinitis alérgica es una enfermedad inflamatoria de la nariz caracterizada por una respuesta del sistema inmunológico que desconoce proteínas del medio ambiente o incluso algunas proteínas alimenticias y se manifiesta con inflamación y, sobre todo, comezón en la nariz; si la mamá la presenta hay un 60 por ciento de probabilidad que la padezcan los hijos.

Es una enfermedad que no es curable, es crónica y se controla en un 95 por ciento de los casos; si la madre y padre presentan este problema, hay un 80 por ciento que los hijos la padezcan.

"Los síntomas son principalmente, comezón en nariz, paladar, ojos y oídos, escurrimiento nasal, obstrucción nasal, estornudo y es una respuesta excesiva del sistema inmunológico que desconoce proteínas ambientales, sobre todo, de maleza silvestre de pasto y árboles, que al desconocerlos se inflama la nariz y responde, lo cual se conoce como respuesta de hipersensibilidad alérgica", explicó Ulises Noel García Ramírez, alergólogo de la Unidad Médica de Alta Especialidad del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Cuando el organismo detecta estos factores ambientales reacciona y se defiende de manera excesiva y no se regula la reacción, por ello se dan las manifestaciones mencionadas, es una falta de tolerancia a proteínas ambientales y se da por cuestiones genéticas, por lo que es un padecimiento hereditario.

El especialista señaló que la rinitis alérgica se exacerba en primavera y en invierno y de no atenderse, al ser un proceso inflamatorio de la nariz, en el que se combinan partículas ambientales, podrían llegar a los bronquios y la consecuencia inmediata es padecer asma.

Este padecimiento en la actualidad es muy común y que el tratamiento es de acuerdo a la sintomatología que presente el paciente porque existen casos en los que la enfermedad no interfiere tanto en la calidad de vida, pero cuando afecta en mayor grado puede ir el tratamiento desde 15 días hasta tres meses.

Agregó que cuando se presentan de manera permanente en el año, hay que realizar pruebas cutáneas de alergia para ver el factor específico que está determinando el proceso alérgico y generar una vacuna para que se regule la función del sistema inmunológico y no responda tan frecuentemente a esas proteínas.

Dijo que por cuestiones a nivel genético se presenta más en mujeres a edades tempranas, aunque en adultos llega a igualarse en porcentaje, en comparación con los hombres, pero es más frecuente que se presente en la infancia.

Recomendó, para aminorar los síntomas, mantener un ambiente limpio en la habitación y el hogar, libre de objetos que acumulen polvo -alfombras, peluches, tapetes-, evitar solventes e irritantes y recalcó que todo tipo de mascotas pueden incrementar el padecimiento.