Pide recuperar la ciudad para los peatones

El investigador español Francisco López Roldán señala que en esta metrópoli sólo se toma en cuenta la movilidad motorizada y dejan en el olvido a la gente que camina, por lo que es necesario hacer ...
El coche se tiene que convertir en el elemento de lujo y moverse caminando o en bici, propone.
El coche se tiene que convertir en el elemento de lujo y moverse caminando o en bici, propone. (Archivo)

Monterrey

Bajo la premisa de que los espacios públicos son los que definen a una ciudad, el investigador español, Francisco López Roldán, dejó en claro que en esta metrópoli sólo se toma en cuenta la movilidad motorizada y se dejan en el olvido los demás tipos, sobre todo a la que todo el mundo pertenece: la del peatón.

Durante una charla en la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, López Roldán refirió cómo las banquetas se vuelven reflejo de una democracia.

"Si queremos conocer el pulso democrático de una ciudad fijémonos en sus banquetas, que son la estructura más democrática que tiene una ciudad, albergan a todo mundo, pobres, ricos, ancianos, niños, todo mundo es peatón.

"La calidad de una democracia urbana, de una ciudad y sus instituciones, la podemos medir por sus espacios públicos", destacó.

Agregó la urgencia de dar un giro a las políticas públicas y dejar de ver al coche como el jerarca máximo.

"Es urgente e imperioso recuperar la ciudad para el peatón, invertir la jerarquía, la ciudad no se la podemos ceder a los coches, que encima el 90 por ciento del tiempo están estacionados, y cuando no lo están, están haciendo ruido, generando humo, accidentes: si queremos tener espacios públicos de calidad hay que domesticar al coche.

"La prioridad la tiene que tener el peatón, y debemos de tener banquetas que inviten a caminar, cómodas y aptas para todo el mundo", comentó.

"El coche se tiene que convertir en el elemento de lujo, en la ciudad se tiene que mover de otra manera, caminando, en bicicleta, transporte público, pero no en coche, porque si no, no vamos a recuperar los espacios públicos", enfatizó el especialista.

Hablando de los espacios públicos en general, López Roldán señaló que de las funciones que tienen sólo se le pone atención a una de ellas.

"Las funciones que cumple el espacio público son tres: accesibilidad y movilidad; estancia y relajación; y simbólica y artística.

"Desgraciadamente cada vez más en ciudades como ésta se está reduciendo el espacio público a la accesibilidad y movilidad, y concretamente solamente a la movilidad motorizada, parece que el resto de movilidad no existe, es secundaria o no cuenta, y las otras funciones que cumple un espacio público también se olvidan de ellas y parece que tampoco existen", manifestó.

Para el investigador, si la autoridad no hace su trabajo los espacios públicos se pierden.

"Si no tenemos espacios públicos de calidad lo que hay que mirar es qué instituciones tenemos, ¿están funcionando? ¿Están anteponiendo el interés general a intereses particulares? O por un lado se venden a capital o por el otro son populistas y ceden a las presiones, si las instituciones fallan lo normal es que esos espacios públicos se deterioren.

Desde su óptica, el desarrollo urbano está siguiendo los pasos que se usan en la Bolsa de Valores: la codicia y el miedo.

"Otra forma de degradar los espacios públicos es su privatización, si pensamos que el desarrollo urbano en muchos sitios desgraciadamente está siendo igual que en la Bolsa, lo que está moviendo el crecimiento de las ciudades es lo mismo que mueve la Bolsa: la codicia y el miedo, por un lado la codicia de promotores y por el otro el miedo de los vecinos", dijo.

"Otros aspectos que están más descuidados es que no pensamos en los espacios públicos como uno de estancia y relajación, y los espacios públicos son el escenario de la interacción social cotidiana, son el soporte físico de actividades cuyo fin es satisfacer las necesidades urbanas colectivas que trascienden de intereses particulares", puntualizó.