Pide activista enfocarse en enfermedades sexuales en Montemorelos

Mariaurora Mota, de la organización Género, Ética y Salud Sexual, dijo que es necesario capacitar a los policías y funcionarios del municipio sobre discriminación y prevención de VIH-Sida.
De no atenderse los problemas podrían multiplicarse, aseguró Mariaurora Mota.
De no atenderse los problemas podrían multiplicarse, aseguró Mariaurora Mota. (Daniela Mendoza Luna)

Monterrey

El municipio de Montemorelos y la autoridad de Salud en el estado deben tomar conciencia de la situación que se vive en la zona con la falta de atención a las enfermedades de transmisión sexual y el mal trato a las trabajadoras sexuales, dijo Mariaurora Mota, de la organización Género, Ética y Salud Sexual.

Luego de darse a conocer los elevados costos a que son sujetas las trabajadoras sexuales en esta región y la falta de cuidado en la posible trasmisión de enfermedades, el llamado de las organizaciones de la sociedad civil no se hizo esperar.

"Definitivamente se requiere una capacitación que vaya desde el mismo alcalde hasta los policías, sobre lo que es la no discriminación y sobre lo que significa la prevención de VIH- Sida.

"Sabemos de varios casos de personas que viven con VIH y es indispensable que haya una política de atención en esta población", dijo la activista.

Agregó que si bien podrían detectarse y llevarles el medicamento, es complicado que acudan a la ciudad cada cierto tiempo para hacerse sus exámenes de carga viral.

Por lo que propuso que el mismo municipio colabore con el transporte de estas personas para que acudan a la ciudad de Monterrey a realizar sus revisiones.

"Si el presidente municipal no atiende estos casos que existen de personas que viven con VIH, muy pronto va a pasar que el municipio haya muchos casos más, es un tema de salud pública que puede haber más casos", dijo.

La activista señaló que es importante tener en cuenta el contexto geográfico de la reunión, en donde está asentada una comunidad importante de la Iglesia Adventista, que dirige una institución de educación superior y un hospital.

Señaló que esta iglesia tiene gran penetración sobre todo en los políticos y lleva sus criterios y principios a la vida pública de la comunidad, discriminando tanto a la comunidad gay como a los trabajadores sexuales.

"Ellos tienen una gran influencia en toda la región con esta visión cristiana conservadora que ve la sexualidad solamente con un fin reproductivo, en cualquier otra manifestación de sexualidad es vista como algo pecaminoso.

"De tal manera que los homosexuales y los trabajadores sexuales son mal vistos", indicó.