Pide ONU apoyar a mujeres en Hidalgo

Se realiza en Pachuca el Taller de Formación en Presupuestos Públicos con Enfoque de Género para servidoras y funcionarios del gobierno local.
Paz López Barajas, asesora técnica de ONU Mujeres.
Paz López Barajas, asesora técnica de ONU Mujeres. (Héctor Mora)

Pachuca

Los esfuerzos de los Gobiernos para lograr la igualdad de género deben enfocarse en propiciar programas con recursos para apoyar a las mujeres a tener condiciones similares a los hombres en temas como educación, salud, derechos políticos, entre otros, explicó la asesora técnica de ONU Mujeres, Paz López Barajas.

La especialista participó en el Taller de formación en Presupuestos Públicos con Enfoque de Género, organizado por ONU Mujeres, Inmujeres y el Instituto Hidalguense de las Mujeres donde se dieron los fundamentos básicos a tomar en cuenta para que la Ley de Egresos tenga perspectiva de género.

“Se trata de ver los presupuestos con una óptica de igualdad entre hombres y mujeres, en una lógica donde se busca encontrar dónde están las necesidades más apremiantes para invertir los recursos disponibles y avanzar más rápidamente hacia la igualdad que estamos buscando”, dijo.

Éste es un taller que nace de la alianza entre ONU Mujeres con el Gobierno estatal que data de hace un año, y uno de sus frutos es este taller, el segundo que brindan en la entidad a burócratas de las secretarías, la Procuraduría estatal, el DIF Hidalgo, el Congreso local y el Poder Judicial.

López Barajas indicó que el objetivo es inducir la transversalidad de igualdad de género en todo el ciclo de formulación, implementación y evaluación de políticas públicas en los tres niveles de gobierno, siempre con medición de resultados en igualdad. “Nosotras no hablamos de equidad, sino de igualdad de resultados, porque cuando les damos las mismas oportunidades a grupos de población que tienen una desventaja histórica, y donde encontramos brechas históricas es muy difícil que otorgando la misma oportunidad o el mismo trato vamos a lograr resultados contundentes”.

La asesora de ONU Mujeres indicó que los presupuestos etiquetados. Por ejemplo, si un gobierno quiere fomentar la llegada de chicas a la media superior el camino es un programa de becas para adolescentes, las cuales deben ser superiores a los de los hombres. “Los presupuestos etiquetados para la igualdad de género son acciones de este corte, son acciones afirmativas, que permiten brindar recursos especiales a las mujeres para el avance más rápido y efectivo, de eso se trata, de tener diagnósticos muy puntuales para saber dónde están las necesidades más apremiantes y donde los gobiernos pueden actuar para resultados más rápido”, señaló.

López Barajas inició las actividades del Taller con la ponencia “Desigualdad de género y discriminación contra las mujeres”, donde señaló que la igualdad beneficia a todos los integrantes de la sociedad, tanto a mujeres como a hombres.

“El género se puede modificar ya que es una construcción social. Por ejemplo, Los hombres son considerados como los proveedores, pero vemos que cuando se jubilan y van a casa no saben cómo interactuar en la casa”, explicó la especialista.

Estos son aspectos que deben de tomarse en cuenta por una sociedad que busca la igualdad de género, no sólo dando derechos a ambos sexos, sino garantizando el acceso a hombres y mujeres por igual ya que pese a no admitirse, el papel de estas últimas ha crecido en los últimos 50 años.

Para demostrarlo, la integrante de ONU Mujeres mostró datos del INEGI, los cuales demuestran que los trabajos no remunerados representan el 21.5 por ciento del PIB, siendo que tres cuartas partes de esta producción son aportadas por mujeres.

Trabajos como ama de casa, encargada de un negocio, o asistente de algún profesionista (normalmente su esposo) son hechos por mujeres sin recibir salario.

Claves

Transformaciones

- La transformación demográfica ha afectado el estilo de vida de las mujeres, quienes a mitad del siglo XX destinaban en promedio 25 años en el cuidado de niños pequeños.

- El 37% de los hogares con una mujer a la cabeza cuentan con un adulto mayor viviendo en él, lo cual complica las relaciones; en los hogares con un varón al frente, el 25 % tiene un anciano.

- En cuanto al trabajo, el 35% de las mujeres con una actividad económica trabajan en el sector informal, lo que limita su posibilidad de comprar una casa o tener seguro médico.

Programas sin recursos

Para que exista un verdadero presupuesto con perspectiva de género, las instituciones deben de considerar programas con recursos económicos, humanos y materiales para atender los rezagos que padecen las mujeres, indicó el subdirector de Presupuestos Públicos con Perspectiva de Género de Inmujeres, Iván Miranda Posadas.

“¿De dónde son los ámbitos de acción? Pues de los hechos reflejados en el presupuesto por medio de programas, los cuales deben de tener recursos económicos, humanos y materiales”, señaló el funcionario federal en su ponencia “marco conceptual sobre presupuesto público”.

Miranda Posadas señaló que en el presupuesto federal sólo el uno por ciento está etiquetado, situación que en el caso de los Presupuestos con perspectiva de Géneros debe de crecer, en este caso encontrando los puntos donde hay deficiencias en la igualdad entre mujeres y hombres.

Una vez encontrados los puntos, las autoridades deben de planificar los programas, gestionar los recursos, implementarlos y evaluar los resultados para tener una idea de si lo que se hace funciona o no con el objetivo de llegar a los objetivos gubernamentales, en especial la igualdad de género.