Se registra primera muerte por picadura de alacrán en 2016

Elsa Sandoval, se encontraba limpiando su casa en Vicente Guerrero, cuando sufrió el ataque. La distancia desde su hogar hasta el Hospital Materno Infantil fue determinante en su fallecimiento.
En Durango, los casos de picadura de alacrán incrementaron un 2% debido a las lluvias.
El Hospital Materno Infantil de Durango, registró la primera muerte por picadura de alacrán en este 2016. (Especial)

Durango, Durango

El Centro antialacránico del hospital Materno Infantil de la ciudad de Durango, registra hasta hoy, 133 personas atendidas por picadura de alacrán.

Lamentablemente también se registró este fin de semana la primer muerte por esta causa.

Según el personal del centro, las zonas con una mayor incidencia de picaduras en la ciudad son las colonias Mayagoitia, Miguel de la Madrid y la Virgen.

El servicio médico forense de la Fiscalía, determinó que la causa de muerte fue por anafilaxia, es decir, reacción alérgica grave por el veneno del alacrán.

Y es que a decir de la titular del Centro, María de Jesús Reyes, la demanda también se ha registrado en la atención de picadura de araña.

Por ejemplo en el 2015 fueron alrededor de 70 personas que recibieron este tipo de ataque y muchas veces se confunde con la picadura de alacrán.

Reyes Hernández explicó que una mordedura de araña, en gran parte de los casos no es tan letal como la de alacrán, pero de igual manera debe ser atendida con antibióticos y antihistamínicos para revertir la afección.

Lamentablemente este fin de semana se registró el primer deceso a causa de una picadura de alacrán en Durango, se trata de la señora Elsa Sandoval Saucedo de 44 años de edad, quien vivía en Vicente Guerrero, lugar donde recibió la picadura.

Al parecer la señora se dedicaba a las tareas del hogar, cuando al mover unas bolsas de basura, recibió la picadura.

Lamentablemente y quizá por la distancia de su poblado con la capital, hasta donde fue trasladada para recibir atención, fueron punto importante para que avanzaran con rapidez los síntomas del veneno, pues al llegar al Hospital 450 y pese a los esfuerzos, la señora Elsa perdió la vida.