Pese a indicación de INAH, continúan obras

A las dos de la tarde, albañiles continuaron los trabajos de remodelación en el Centro Histórico, aún cuando el INAH dio indicación de no continuar los trabajos en la zona.
Aún cuando el INAH indicó no continuar las obras del Centro Histórico, hoy se reanudaron.
Aún cuando el INAH indicó no continuar las obras del Centro Histórico, hoy se reanudaron.

León, Gto.

A pesar de que el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Guanajuato, Sergio Tovar Alvarado, indicó que no se deberían continuar los trabajos en la zona en la que se encontró un arco, albañiles comenzaron a sacar tierra del lugar.

Fue alrededor de las dos de la tarde, que unos tres albañiles comenzaron a sacar tierra del hoyo que hicieron días antes y donde hallaron un arco de lo que podría ser un desagüe o un túnel.

Fue el pasado martes que con motivo de la remodelación que se hace en la calle Emiliano Zapata, albañiles encontraron lo que se cree es un túnel o una estructura que forma parte de un desagüe.

Ese mismo día que se encontró el arco se cercó una zona, en la superficie, de unos veinte metros cuadrados, para evitar que alguien pretendiera ir al subsuelo.

Al siguiente día, el miércoles, el delegado del INAH, determinó que en esa zona, no deberían continuar los trabajos de remodelación.

Sin embargo, ayer, tres trabajadores continuaron escarbando en el lugar.

"En caso de que se encuentren estos vestigios habrá la necesidad de detener las obras y ver qué es lo que hay para determinar qué procede realizar. Si hay vestigios comprobados no se puede construir, no se puede hacer nada, aún cuando sea propiedad privada", declaró el pasado miércoles.

Tovar Alvarado, también dijo que será en alrededor de diez días, hasta que los arqueólogos determinen si lo que se encontró tiene algún valor histórico relevante.

Ese mismo día, personal del INAH acudió a inspeccionar la zona.

El arquitecto restaurador Gregorio de la Rosa consideró que los vestigios encontrados son cuatro arcos de medio punto de aproximadamente 60 a 70 centímetros de luz, construidos a base de mampostería de piedra braza y mortero de cal y arena, con una altura visible de aproximadamente 80 centímetros. Que podrían ser parte de un antiguo drenaje de la ciudad, probablemente un pozo de sedimentación, ya que tiene una profundidad mayor que la bóveda superior de mayores dimensiones y de la que cayó una sección de la misma por los trabajos realizados.