Pese a grietas, GDL descarta colapso

La empresa constructora y el Ayuntamiento de Guadalajara aseguran que  los daños son mínimos y que la construcción continuarán de manera normal.

Guadalajara

Las afectaciones provocadas por la construcción del nuevo Mercado Corona crecen y llegan a las fincas aledañas de la zona, las cuales muestran fracturas en sótanos, fachadas e interiores. Un recorrido realizado por MILENIO JALISCO constató que los hundimientos registrados en las calles Independencia y Zaragoza están causando estragos en comercios y casas habitación, sin embargo, la empresa constructora y el Ayuntamiento de Guadalajara aseguran que no existe riesgo de colapsar y que los trabajos continuarán de manera normal.

Los daños son visibles y causaron ya la preocupación de los vecinos y locatarios, quienes aseguran no han recibido atención por parte de las autoridades. Machuelos partidos, el adoquín de las calles hundido, fachadas con grietas y cristales reventados por la presión son parte de las afectaciones.

El pasado 27 de marzo la calle Independencia fue cerrada a la circulación debido a un hundimiento de 25 centímetros provocado, de acuerdo al secretario de Obras Públicas del municipio, José Luis Moreno Rojas, por “los grandes volúmenes de tierra que se remueven y extraen para construir el nuevo Mercado Corona”, lo cual, asegura, se tenía previsto. Sin embargo, hoy la depresión de la calle alcanza 50 centímetros en la parte más profunda, a pesar de que desde ese día no hay automóviles circulando por la vía.

Jorge Fernández Acosta, arquitecto, catedrático de la Universidad de Guadalajara y miembro del Colegio de Arquitectos y Urbanistas del Estado de Jalisco, quien ha seguido el proceso de la obra desde su inicio, asegura que el peligro de colapso de los edificios adyacentes y de la construcción misma es probable y un riesgo real que debe ser atendido de inmediato. “La obra puede colapsar intempestivamente, no avisa, de un momento a otro. Existe ese riesgo, es latente, tampoco podemos ser agoreros del desastre y no quisiéramos que pasara, pero puede pasar y es el riesgo principal que tenemos ahora”, mencionó en entrevista.

La recomendación de Fernández Acosta y de otro especialista consultado, quien prefirió guardar el anonimato, es detener los trabajos cuanto antes para hacer las reparaciones necesarias. “Lo que yo he sugerido es que se tienen que comenzar de inmediato las labores de reconstrucción y de mejoramiento en los alrededores antes de pensar en continuar la obra. […] Segundo, hay que evacuar, porque perder una vida humana sabiendo que puede ocurrir no va a haber quién lo pague”, señaló Jorge Fernández.

Por su parte, Gabriel Pérez, vocero de Afronta Grupo México, empresa encargada de la construcción, aseguró que no existe peligro y que las grietas en las fincas no son significativas. “No, ningún peligro. Mucha gente puede opinar y decir lo que quiera. Creo que es una obra bastante bonita, la hemos llevado bien, lo hemos hecho con un cálculo, somos profesionales. […] La parte pegada a Independencia por Zaragoza tiene grietas pero no son significativas. Todos en nuestra casa tenemos alguna grieta. Son comportamientos de los materiales, pero no son de alarma. Nosotros tenemos el compromiso, tenemos una póliza de responsabilidad civil previendo que cuando se hace una excavación tiene riesgos a que se agrieten las fincas de al lado y estamos tratando de atender a cada uno”.

Pérez Gómez añadió que inspeccionarán las casas y negocios afectados para apuntalar por dentro y así evitar algún daño mayor.

Además, José Luis Moreno, secretario de Obras Públicas de Guadalajara, dijo que son diversos factores los que causaron los hundimientos y minimizó el posible riesgo, “la carga a la que se sometió la calle Independencia fue excesiva y los movimientos propios del suelo por una construcción de este tamaño nos generaron algunas grietas en el pavimento y las lluvias pasadas que se infiltraron en el subsuelo nos ayudaron a que fallara y se bajara la calle Independencia. […] Se van a sustituir las líneas de agua y drenaje de la calle y para no afectar las fincas se van a tomar algunas precauciones. No se corre peligro de nada. Los suelos no tienen palabra, dicen los especialistas en mecánica de suelos”.