Pese a carencias, juicios orales dan buenas cuentas

La administración de justicia sigue sin ser una prioridad en Jalisco, luego de que para laborar el personal tuvo que utilizar su propio equipo de cómputo.
El nuevo sistema de justicia inició funciones en octubre pasado en el municipio de Zapotlán el Grande.
El nuevo sistema de justicia inició funciones en octubre pasado en el municipio de Zapotlán el Grande. (Patricia Ramírez)

Guadalajara

El primer mes de funcionamiento de la sala de juicios orales en el municipio de Zapotlán el Grande, mostró claramente sus resultados: de 30 asuntos que llegaron, ninguno tuvo que desahogarse con detenido, pues pudieron garantizar la reparación del daño. Eso sí, también evidenció que la administración de justicia sigue sin ser una prioridad en Jalisco, pues el personal tuvo que utilizar su propio equipo de cómputo e incluso aportar algunos materiales que se requirieron. Esto, sin contar que tienen la mitad de los empleados que se necesitan.

José Roberto Baltazar Ceja, responsable de la sala oral que se instaló en Zapotlán el Grande, afirmó que las experiencias del primer mes han sido gratas, “porque la justicia ha sido pronta y expedita, y ha cumplido con todos los principios”. Sin embargo, aceptó que al no contar con todo el material que se requiere para trabajar, los empleados han tenido que prestar su equipo personal o conseguir prestado.

El presidente del Poder Judicial en la entidad, Luis Carlos Vega Pámanes, consideró que desde el arranque, el nuevo sistema de justicia adversarial, que comenzó a funcionar en el mes de octubre, demostró su efectividad. Señaló que se atendieron solo 30 asuntos, pues el resto, alrededor de 20, pudieron desahogarse incluso a través de la conciliación. Todavía no se celebra un juicio oral.

“Con el sistema actual, estaríamos hablando de treinta familias desintegradas, porque el jefe de familia o alguno de sus integrantes ha quedado recluido”. En cambio, precisó, se ha garantizado la reparación del daño y estas personas se han comprometido a realizar trabajo a favor de la comunidad.

Vega Pámanes informó que el caso más delicado fue el de una persona por narcomenudeo, delito que hubiera ameritado una pena de al menos siete años de prisión. Sin embargo, por tratarse de un joven que cometía por primera vez un delito, pudo adherirse al juicio abreviado, se le condenó a dos años en libertad y se le dará seguimiento. Precisó que hasta ahora es el único caso que ha llegado a la audiencia de control.

Baltazar Ceja, por su parte, dijo que están contentos por los resultados del primer mes, pues hasta ahora no se ha desahogado ningún juicio oral ni hay detenidos. Con esto, afirmó, se prueba la eficiencia del nuevo sistema de justicia penal.

Explicó que quienes ya fueron sentenciados fue a través del procedimiento abreviado, por lo que se han comprometido a pagar por el daño causado, apoyar a instituciones de beneficencia e incluso hubo un caso en que se comprometió a estudiar el bachillerato, lo que garantizaría su reinserción social. El cumplimiento, indicó, será vigilado por las autoridades.

También destacó el trabajo que se ha realizado de manera institucional, pues al desahogarse asuntos desde la mediación, con el Instituto de Justicia Alternativa, “no han saturado al Poder Judicial”, lo que ha agilizado la impartición de la justicia.

Insistió que el problema sigue siendo el apoyo material, pues en un sistema en que la tecnología es primordial, resulta absurdo que no tengan ni computadoras. Esto ha significado que el personal deba llevar su equipo o conseguir prestado. Además, recordó que el Código Nacional establece que una vez que concluyan las audiencias, se dispone de 24 horas para la transcripción de las mismas, por lo que deben entregase copias a las partes.

Al no tener computadoras, impresoras ni personal suficiente, las jornadas laborales se han extendido de 9:00 a las 19:00 o 20:00 horas. Recordó que en el modelo de gestión que se diseñó, se estableció que se requerían 47 plazas para cada sala, pero ellos trabajan solo con 24. En cuanto a la papelería, el Consejo de la Judicatura les “presta” de los juzgados convencionales.

Sigue Puerto Vallarta

El distrito judicial VIII será el siguiente en sumarse al nuevo sistema de justicia adversarial. La cabecera es el municipio de Puerto Vallarta donde, según el calendario aprobado, deberá funcionar la primera sala oral a partir del 15 de enero de 2015.

El nuevo sistema de justicia adversarial comenzó a funcionar en Jalisco el primero de octubre, en el distrito VI, con cabecera en Zapotlán el Grande.

A través de la Comisión Especial para la Implementación de las Reformas Constitucionales y Juicios Orales del Estado de Jalisco, se diseñó un cronograma para que la puesta en marcha en los doce distritos en que se dividió la entidad, sea gradual.

Para 2015, tendría que haber salas orales en ocho distritos. Además de Puerto Vallarta, los que tienen cabecera en Tepatitlán, Lagos de Moreno, Autlán, Ameca, Tequila, Ocotlán y Chapala.

El resto serían para 2016: Colotlán, Cihuatlán y Tonalá; este último es el que abarca a la zona metropolitana y las salas quedarán construidas en el complejo penitenciario de Puente Grande.

En primer mes

30 asuntos han sido consignados al Poder Judicial

Ningún caso se ha seguido con detenido, pues en todos se garantizó la reparación del daño

Uno de los señalados estudiará el bachillerato, para garantizar su reinserción social

Se han desahogado diez audiencias

Cuatro de control de detención

Tres de vinculación a proceso

Una de procedimiento abreviado

Una de suspensión condicional de proceso

Una de suspensión condicional de la pena

562 personas han acudido a presenciar las audiencias