Permiso de construcción condiciona pasos de fauna

El documento de la licencia establece las dimensiones y el material para establecer 58 pasos y exime de pago en 66 mdp a Ideal SA.
A las negociaciones para Tlajomulco, deberán agregarse 23 pasos inferiores “multifuncionales” en Tala, Arenal y Zapopan.
A las negociaciones para Tlajomulco, deberán agregarse 23 pasos inferiores “multifuncionales” en Tala, Arenal y Zapopan. (Milenio)

Guadalajara

El Ayuntamiento de Tlajomulco de Zúñiga tiene “la sartén por el mango” en el caso del Macrolibramiento de Guadalajara que concesionó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a constructora Ideal SA: la licencia de construcción emitida el 20 de mayo de 2013, se encuentra expresamente condicionada a que se hagan 58 pasos de fauna en el trayecto de la carretera de cuota que atraviesa el territorio de ese municipio conurbado.

El documento tiene el registro PCVP-0003, y de forma explícita abarca la construcción de la obra entre el kilómetro 36 y el 69, es decir, 33 kilómetros, solamente un tercio de la longitud total, que es de 111 kilómetros.

El documento (ver fotograma anexo) dice en el renglón de observaciones: “El permiso ampara realizar los trabajos estrictamente conforme al proyecto autorizado, cualquier variación al proyecto en trazo, volumen o cantidades, deberá notificarse por escrito a la Dirección General de Obras Públicas; en caso de no hacerlo, queda sin vigencia el presente permiso hasta que se realicen los ajustes correspondientes”.

Y añade un listado de los pasos de fauna que se realizarán, 58 en total, de diversas dimensiones, y con base en materiales como losa de concreto, bóvedas engarradas o tubos de concreto o lámina. Hay además un paso superior de losa de concreto de grandes dimensiones.

El plazo de ejecución autorizado es de 24 meses, es decir, tienen los constructores hasta mayo de 2016 para concluir la carretera en ese tramo con los 58 pasos de fauna acordados.

Hasta la fecha, la Secretaría de Comunicaciones y Transporte no ha informado sobre la ejecución de este proyecto ambiental asociado; la licencia fue pactada con la SCT y a Ideal SA se le condonaron 66 millones de pesos por el pago del permiso, “siempre y cuando respete los acuerdos […] por supuesto no quiere decir que ya de aquí nos levantamos y se puede hacer lo que quieran, las condicionantes de la licencia siempre van a mantener al ayuntamiento en la rectoría de lo que se puede hacer o no en la obra; el incumplimiento de una de las condicionantes nos vuelve a poner en la misma circunstancia administrativa de realizar la detención de la obra hasta en tanto no se cumplan los requisitos”, indicó a la prensa el alcalde Ismael del Toro, el 21 de mayo de 2013.

La manifestación de impacto ambiental (MIA) que autorizó en 2004 la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para construir el llamado “Libramiento de Guadalajara” está actualmente suspendida por el problema legal con los ejidos La Capilla y San Juan Evangelista; en ese documento, y el posterior dictamen de cambio de uso de suelo forestal (estudio técnico justificativo, ETJ), se compromete la construcción de “más de 50 pasos de fauna” para los cuales no existe una norma oficial de construcción, pero esos puentes y túneles de características no precisadas se ubican en los casi 111 kilómetros de longitud; esto es, un paso cada dos kilómetros, lo que da para Tlajomulco apenas 16 o 17, y no los 58 pactados.

A esta negociación hay que agregar lo pactado para el tramo que va del kilómetro 69 al 111, en municipios de Tala, Arenal y Zapopan: 23 pasos inferiores “multifuncionales, es decir, drenajes y viaductos adaptados para el paso de grandes mamíferos y pequeños vertebrados, además del acondicionamiento de accesos a los pasos con vallados perimetrales, instalación de señalización de advertencia y gestión de la vegetación de los márgenes. Las características de los pasos inferiores se buscará en la medida de lo técnicamente posible mantener una altura de 3.5 metros y una anchura de 12 metros”.

Además, seis ecoductos, “que son pasos superiores a la infraestructura, que permiten una óptima integración en el entorno, dando continuidad a la cobertura vegetal y los hábitats situados a ambos lados de las carreteras”; su anchura mínima es de 80 metros.

Otro aspecto crítico con los permisos ambientales es que ni la MIA ni el ETJ encontraron animales tan importantes como el jaguarundi (Puma yagoaurundi) ni la rana leopardo del eje Neovolcánico (Lithobates neovolcanicus), una especie endémica (exclusiva) de México; ambas están listadas en la Norma Oficial Mexicana 059 y protegidas por la Convención Internacional Contra el Tráfico de Especies Silvestres (CITES). En el caso de la fauna protegida sí encontrada, la MIA señala: “Las medidas que se prevén para conservar y proteger el hábitat de las especies de flora y fauna serán realizadas después de que concluya el cambio de uso del suelo, en lo que será la propuesta de recuperación de algunas partes del derecho de vía, una vez que se dejen de realizar actividades”; en ningún punto se aborda de forma explícita el tema de los corredores biológicos afectados por la obra.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]