Perla, mamá que vigila la ciudad

La primera mujer en llegar al rango de comandante de Fuerza Civil, carga con 15 kilos de equipo y tiene a su mando a 50 elementos.
La uniformada pasa 15 días en el cuartel y sólo 5 con su familia.
La uniformada pasa 15 días en el cuartel y sólo 5 con su familia. (Guadalupe Sánchez)

Monterrey

En un mundo dominado por los hombres, una madre de familia con su carácter y determinación ha logrado el respeto dentro de una corporación policiaca como Fuerza Civil.

La comandante Perla, es la primera de su género en llegar a ese rango, aunque reconoce que no ha sido fácil, sobre todo por tener que separarse de sus hijos.

Desde casi cuatro años, combina la maternidad con el resguardo y patrullaje por las calles del área metropolitana y las terracerías del estado.

“La principal causa por la que estoy aquí son mis hijos, por mis hijos y con el apoyo de mi esposo y mis padres, ellos se quedan con mis hijos, ellos los cuida junto con mi esposo.

 “Es bien difícil, sobre todo en estas fechas estar lejos de ello, todos los días, hablan conmigo, todos los días me mandan audios, me mandan videos  y todos los días estoy pendiente de ellos , pero no es lo mismo a estar allá viendo todo lo que ellos hacen, se pierde uno de muchas cosas, a lo mejor navidades o años nuevos”, señaló.

La comandante ha sacrificado ver todos los días a sus hijos, no los lleva a la escuela, pero vigila en las colonias los planteles de otros niños.

Su formación como elemento, no tuvo ningún privilegio por ser mujer, al contrario la exigencia con ella misma fue mayor.

Ser madre y ser de Fuerza Civil exige estar 15 días fuera de casa, dentro del cuartel y cinco días para hacer una vida cerca de sus hijos.

“Yo tengo un retrato de mis hijos y de mi esposo al lado de mi cama, de mi alojamiento y cuando siento que me quiero quebrar, cuando siento que ya no puedo, nada más volteo y pienso que ellos son la razón por la que yo estoy aquí es como tomar un espiro, como tomas otra vez las fuerzas”, dijo tomando aire para aguantar las lágrimas.

Mientras miles de madres de familia celebran este 10 mayo acompañadas de sus hijos, la comandante Perla estará en las calles de la zona metropolitana vigilando que todo trascurra con normalidad.

“Pues muchas felicidades a todas las mamás y a las abuelitas, a la mía verdad  porque creo que mi mamá es lo más importante que yo tengo junto con mis hijos”, declaró.

Cincuenta elementos, entre ellos tres mujeres, son los que están a su mando.

Su equipamiento es un chaleco, arma, botas, casco y uniforme que pesan cerca de 15 kilos. A pesar las inclemencias del clima y los retos o sacrificios personales, nada le ha impedido desempeñar este trabajo.

Este año, de nuevo, no será despertada con un abrazo o un beso de sus hijos, tampoco hará lo mismo con su mamá porque estará trabajando a bordo de una unidad de Fuerza Civil.