Payasitos también llevan ofrendas a la Virgen

El grupo con vestuarios estrambóticos, maquillaje, pelucas y mucho color, se reunieron en la Alameda para realizar el recorrido para rendirle homenaje a la Madre de los Mexicanos.
Fueron más de sesenta los payasos que acompañados de sus familias, hicieron el recorrido.
Fueron más de sesenta los payasos que acompañados de sus familias, hicieron el recorrido. (Christian Sánchez)

Torreón, Coahuila

Sin dudas, uno de los grupos de peregrinos guadalupanos más esperados, son los payasos de la ciudad de Torreón, que este miércoles por la tarde, tomaron la avenida Juárez para llevar ofrendas y rendir honor a la Virgen de Guadalupe.

La reunión como para todos los peregrinos, fue en la Alameda Zaragoza, desde donde salieron a las cinco de la tarde con rumbo poniente, enmarcando esta caminata en el Día del Payaso.

Sus vestuarios estrambóticos, el maquillaje, las pelucas, el color y su alegría, hicieron bullir de gusto a las personas que se detienen a ver esta manifestación de fe.

Fueron más de sesenta los payasos que acompañados de sus familias, hicieron el recorrido. Bajo las vestimentas chillantes, hay hombres y mujeres cuya labor no es fácil y que aseguran, tienen mucho que agradecer.

Los payasos estuvieron en la misa guadalupana, pidiéndole a la Madre de los Mexicanos, que no les falte trabajo, salud y buen humor.

Hacer reír es algo muy serio. La "Casa del Payaso Lagunero", es quien organiza a los integrantes de este gremio, que como mexicanos, también veneran a la Morenita. Hace cuatro años que forjaron esta tradición que esperan, dure muchos años más.

Y como payasos, iban haciendo payasadas, propiciando la risa entre los niños y los adultos que desde las banquetas, se divertían con sus ocurrencias.

Mucha gente se tomó fotos con ellos. En la retaguardia iba uno de los más queridos por los laguneros: Vita Uva, también muy aplaudido y muy fotografiado.

En algún momento dado incluso se reportó una "boruca" grande por el sector y al acudir agentes de Tránsito, se acercaron confirmando que el desorden lo estaba poniendo el payasito del "Yuju Yuju".

Pero nada serio, porque hasta los elementos de seguridad pasaron un buen rato con las ocurrencias de estos trabajadores de la risa, que brindan un valioso servicio a la comunidad: el de dar alegría.

Los payasos estuvieron en la misa guadalupana, pidiéndole a la Madre de los Mexicanos, que no les falte trabajo, salud y buen humor para seguir dando de comer a sus familias.