Peregrinan trabajadores de Multimedios y Milenio

Alrededor de 250 empleados, desde el área de limpieza, hasta ejecutivos, se dieron cita antes de las 18:00 horas en la Alameda Zaragoza.

Torreón, Coahuila

Trabajadores de todas las áreas de Milenio y Multimedios Laguna, tuvieron su turno de rendir homenaje a la Virgen Morena durante las peregrinaciones previas a su festividad, este lunes por la tarde.

Alrededor de 250 empleados, desde el área de limpieza, hasta ejecutivos, se dieron cita antes de las 18:00 horas en la Alameda Zaragoza para esperar la hora de partir. Con dos lonas, una por cada empresa, fue encabezado el contingente, quienes llevaron diferentes ofrendas, acompañados de una danza en la que participan también trabajadores o hijos de ellos. La Banda Diablillos también rindió tributo a la Patrona.

El clima benévolo permitió que esta peregrinación fuera más amable para todos. Los participantes iban con velas en vasos para iluminar mejor el camino en el oscuro trayecto hacia la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe.

La original danza contó con bailarines pintados de azul y negro, líneas blancas, simulando calaveras. Los vehículos de las empresas, iban adornados con globos y cadenas de papel de china intercalados con los repartidores de los periódicos que en esta ocasión, fueron representados por cuatro de ellos.

El tiempo de caminar, se aprovechó para elevar una plegaria al cielo, agradeciéndole a la Morenita este año más de vida y trabajo. Pidiendo la protección para todos y todas. De manera ordenada transcurrió la marcha, aún cuando a muchos les ganaba el ritmo e intentaban sus mejores pasos de baile al ritmo de la música de los Diablillos.

Al llegar al frente de la Parroquia, los peregrinos fueron bendecidos por el Párroco con agua bendita, para posteriormente pasar al recinto sagrado.

Una vez en el interior, las miradas se dirigieron a la imagen benevolente, ante la cual, muchos no pudieron evitar soltar algunas lágrimas de agradecimiento.

Así fue como transcurrió esta caminata breve, donde la fe de los trabajadores y trabajadoras fue por delante, con la ofrenda del corazón siempre dispuesto y humilde.

Al retirarse del templo, uno de los de mayor tradición en toda la Comarca Lagunera, la promesa de volver, si Dios y la Virgen lo conceden, el año próximo, estaba latente como una promesa que será cumplida a cabalidad y con el alma.