Penal Metropolitano opera al 25% de su capacidad

La fiscal de Reinserción Social reconoce que ha sido un largo camino para echar a andar uno de los cuatro módulos con el que cuenta el reclusorio.
La inversión para su infraestructura y operación fue de mil 700 millones de pesos.
La inversión para su infraestructura y operación fue de mil 700 millones de pesos. (Milenio)

Guadalajara

Hace 3 años se pensó que finalmente se lograría reducir la sobrepoblación en el penal de Puente Grande, con la construcción del Penal Metropolitano, una cárcel que en su momento se planteó cumpliría con los estándares más altos, sin embargo, hoy el centro de reclusión opera a una cuarta parte de su capacidad.

Una gran cantidad de obras quedan aún pendientes de solventar, como la escuela, los espacios para la visita conyugal, las terrazas para que las familias se reúnan con los internos, pero sobre todo existen riesgos para la seguridad, pues muchas áreas tienen espacios que pueden vulnerarla y hay que trabajar en ello.

En entrevista para MILENIO RADIO, la fiscal de Reinserción Social, Marisela Gómez Cobos, reconoció que ha sido un largo camino el que han tenido que recorrer para poder echar a andar uno de los cuatro módulos con los que cuenta el Penal Metropolitano.

"Es un penal que se inauguró, pero que no está concluido, ahorita estamos por echar a andar otro módulo, pero estamos trabajando muy duro para poder librar muchos aspectos de seguridad que todavía se tienen" indicó.

El reclusorio cuenta con una capacidad para albergar a mil 700 internos, de acuerdo a cifras dadas a conocer el día de su inauguración en febrero de 2013, apenas a unos días de que concluyera la Administración del gobernador Emilio González Márquez. La inversión realizada fue de mil 700 millones de pesos incluyendo el equipo adquirido para su operación. El estado aportó poco más de 800 millones el resto fue gasto federal.

El día de la inauguración el entonces secretario de Seguridad, Luis Carlos Nájera, aseguró que la obra no le pedía nada a un penal federal, pues fue construido para funcionar de manera más automatizada que los Centros de Readaptación Social existentes en la entidad, lo cual dijeron iba a ser de mayor seguridad.

"Ya dependerá del próximo gobierno, la obra está concluida" fueron las palabras de González Márquez al cuestionarle sobre la fecha en que empezarían a ingresar los internos; sin embargo, la realidad es otra a tres años de inaugurado.

"Estamos ocupado un módulo, que se ha ido terminando en el transcurso de la Administración, han tenido que rellenar con concreto muchos espacios que son de riesgo, muchos espacios con tierra en donde los internos pueden ocultar cosas", aseguró la fiscal de Reinserción Social.

Gómez Cobos dijo que se espera que próximamente arranque la operación de un segundo módulo, lo que permitiría al estado contar con el funcionamiento de este inmueble a un 50 por ciento de su capacidad, sin embargo, dijo desconocer si la obra podría terminarse antes de que concluya la presente Administración estatal en el 2018.

La seguridad de éste la proporcionarían cámaras de vigilancia, paredes elevadas con malla y alambre de púas así como torres de vigilancia, una cerca perimetral que activa alarmas al ser tocada y puertas de contención automáticas que pueden detener el ingreso de un camión de tres toneladas a 80 kilómetro por hora. 

Claves
El reclusorio

  • El Penal Metropolitano fue inaugurado el 19 de febrero de 2013, a unos días que el panista Emilio González entregara la gubernatura
  • El primer obstáculo al que se enfrentó fue a que la obra no cumplía con los estándares de seguridad requeridos para un centro de reclusión
  • Actualmente sólo opera uno de los 4 módulos con que cuenta el inmueble y alberga a poco más de 200 internos
  • La capacidad por módulo en el penal es de poco más de 400 internos
  • Entre otras características del Penal Metropolitano es que cuenta con celdas automatizadas, en las que se puede albergar a tres personas, cada una de las celdas cuenta con mesa, sillas semifijas, un retrete y una regadera