Peligrosa para peatones la frontera entre Tlaquepaque y Guadalajara

Los caminantes deben de “torear” los automóviles que cruzan tres vialidades
 “Torear” a los automóviles que salen de tres calles, no tropezar en uno de los agujeros del asfalto y no mojarse los zapatos en los charcos de aguas negras son los retos de los peatones.
“Torear” a los automóviles que salen de tres calles, no tropezar en uno de los agujeros del asfalto y no mojarse los zapatos en los charcos de aguas negras son los retos de los peatones. ( Arturo Ramírez Gallo)

Guadalajara

El cruzar la frontera entre el municipio de Guadalajara y Tlaquepaque resulta en verdad peligroso para los peatones. “Torear” a los automóviles que salen de tres calles y que no respetan los semáforos es el principal reto. El otro es no tropezar en uno de muchos agujeros del asfalto y no mojarse los zapatos en los charcos de aguas negras que nacen de una alcantarilla.

Es ahí, en donde se juntan las colonias Miravalle y Las Juntas. Los vecinos afirman que los ayuntamientos municipales no se ponen de acuerdo para intervenir la zona que parece sufrió de inundaciones, de explosiones en el piso y de ningún control municipal. El tener a dos municipios responsables de la zona de nada sirve.

“Es muy peligroso para los peatones. Hay que estar toreando los carros, nadie los respeta. Los carros no respetan a los peatones y seguido los andan aventando. Por semana es uno aventado y por mes atropella a una o dos personas. Choques hay diario”, contó uno de los comerciantes de la zona.

En este punto se juntan la avenida Gobernador Curiel y las calles Cardenal y Arquitectura. A unos metros cruzan dos vías del ferrocarril  con dirección a Colima y Distrito Federal; y los vehículos no se respetan los semáforos, razón por la que todos los días se registra congestión vial en la zona y se originan constantes accidentes viales y con peatones.

“Aquí hay que ponerse muy abusados porque si no. Fíjate, hay carros que aunque estén en rojo. Aquí no hay de que soy voy a respetar  (…) Los de San Pedro dicen que aquí es frontera. La mitad de calle es de San Pedro y la otra de Guadalajara y dicen que como los políticos ‘a mí qué me importa’”, contó el señor Dante.

En la zona sólo hay un puente peatonal que sirve para cruzar las vías del tren y es utilizado principalmente cuando el ferrocarril se detiene. En los cruces de las tres vialidades en las que se retorna y se encuentran las tres vialidades, los peatones tienen que estar alertas para no poner en riesgo su vida.