Pegaría reglamento de Tránsito a consumidores

Transportistas tendrían que pagar cuotas semanales en los municipios que transiten, por lo que las empresas aumentarán  el precio final de sus productos, indicó el especialista Pedro Delfín.
Se pretende establecer un horario para la circulación del transporte de carga.
La industria de Nuevo León se vería afectada por las cuotas del nuevo reglamento de Tránsito. (Foto: Archivo)

Monterrey

Además de dar pie a que se cometan actos de corrupción en la obtención de permisos, el nuevo reglamento de tránsito y vialidad para transportistas ocasionaría daños a la industria y a los consumidores regiomontanos, señalaron especialistas en amparos contra la normativa.

"Afecta a los transportistas en lo económico, porque van a tener que realizar un pago semanal por unidad y por cada municipio que transite la misma; y en la logística, porque les restringen las vías de tránsito y los horarios de circulación", dijo Pedro Delfín, del despacho Firma Jurídica y Fiscal.

A esto se le agrega que al tener que cubrir los gastos de los permisos para cumplir en tiempo y forma con la transportación de las mercancías, las empresas se verán en la necesidad de aumentar los precios de sus productos.

"Muchos transportistas van a optar por aumentar los precios, no se van a amparar, pero van a subir los precios para mitigar ese gasto, además que el cobro de los permisos de tránsito afecta mucho a la economía de monterrey, que es una ciudad totalmente industrial" señaló.

Aunque Oscar Cantú, alcalde de Apodaca y presidente de la Asociación Metropolitana de Alcaldes (AMA), señaló que las cuotas no tienen fines recaudatorios y servirán para mejorar las vías de tránsito, los transportistas consideran que las cantidades son muy elevadas para los ingresos que perciben, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas.

"Las cantidades son totalmente desproporcionadas, porque no les da para pagar el permiso y más cuando tienen muy pocos camiones, menos de 10, los que tienen muchos todavía aguantan solventar el gasto, el problema es con los pequeños, porque los están desapareciendo", dijo Pedro Delfín.

Las empresas dedicadas a las mudanzas serían las más lastimadas, ya que utilizan camiones de tres y media toneladas ellos, señaló, y aunque no tienen las mismas ganancias que un transportista, también necesitan pagar por los permisos.

Aunque existe falta de información, muchos transportistas se están acercando para ampararse contra la homologación al reglamento y evitar tener que realizar el pago de los permisos, señaló.

"Al lograr la suspensión, los transportistas ya no seguirían pagando los permisos en lo que dura el proceso del amparo, y en caso de que no se logre la suspensión y se gane después el amparo, se solicita la devolución de todos los pagos que se hayan realizado actualizados a la fecha, o sea con intereses", dijo.

La homologación a los reglamentos de Tránsito entrará en vigor en diferentes fechas, de acuerdo al municipio; en el de Monterrey, será a partir del primero de agosto.

La normativa delimita el uso de las avenidas de acuerdo al tamaño del vehículo, horarios y tipo de vía. Éstas se definieron en cuatro tipos: alimentadoras, que servirán mayoritariamente para el tránsito del transporte de carga; libres, las cuales podrán circular en cualquier horario, sin necesidad de tramitar un permiso; limitadas, que sí tienen restricción de horario, y restringidas, en las que está prohibida la circulación a los vehículos de carga pesada.