Paz, la mente más clara del siglo XX: Enrique Peña Nieto

“Democracia, libertad de crítica y diálogo son algunas de las convicciones” que lo distinguieron, destacó el jefe del Ejecutivo.

México

Soy hombre: duro poco / y es enorme la noche. / Pero miro hacia arriba: las estrellas escriben. / Sin entender comprendo: / también soy escritura / y en este mismo instante alguien me deletrea”, escribió Octavio Paz bajo el título de “Hermandad”: en el centenario de su nacimiento, no solo la comunidad literaria le rindió homenaje, sino hasta los poderes políticos con los que siempre mantuvo una relación crítica.

Como parte de la inauguración de la muestra Octavio Paz: de la palabra a la mirada, el presidente Enrique Peña Nieto participó en el homenaje al Premio Nobel de Literatura 1990, a quien definió como un mexicano excepcional.

“Fue la mente mexicana más clara, plena y brillante del siglo XX: con su obra proyectó con grandeza el nombre de México en el mundo, el único mexicano en ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura y, sin duda, el más universal de nuestros pensadores”, enfatizó.

Luego de reiterar sus condolencias por el fallecimiento de la escritora Helena Paz Garro, quien fuera hija de Octavio Paz y de Elena Garro, el mandatario federal aseguró que como intelectual y servidor público Paz fue un hombre valiente y vertical, “criticó los abusos del poder y su ejercicio autoritario, defendió sus principios y nunca tuvo temor de navegar contra la corriente”.

“Congruente con sus ideales y convicciones reprobó actos de violencia en México y en el mundo; jamás sucumbió ante las ideologías que, en nombre de la libertad colectiva, oprimían las libertades individuales. Con su obra, Octavio Paz sigue siendo uno de los más grandes embajadores de México”, expresó Peña Nieto en una ceremonia en la que estuvo acompañado de la viuda del poeta, Marie Jo Paz, además de los premios Nobel de Literatura Wole Soyinka y Jean-Marie Gustave Le Clézio, así como el Nobel de Química, Mario Molina.

“Si bien la poesía fue su vocación profunda, el ensayo fue el arma que usó para combatir los absolutismos, con lo que pudo proporcionarnos una visión para comprender los elementos de nuestra identidad nacional, para repensar la historia de México, pero sobre todo para asumir nuestra responsabilidad contemporánea”, añadió.

Octavio Paz: de la palabra a la mirada reúne libros de Paz ilustrados por artistas nacionales y extranjeros como Rufino Tamayo, Juan Soriano, Vicente Rojo, Marcel Duchamp, Antoni Tàpies, Robert Motherwell, Balthus y Cy Twombly, entre otros, enriquecidas con primeras ediciones en lengua española de todos los libros de Octavio Paz. (MILENIO 30/03/2014).

La reflexión política

El Patio Central de la Biblioteca de México de La Ciudadela lleva, desde ayer, el nombre de Octavio Paz, tras la develación de la placa que lleva inscrito el poema “Hermandad”; una sesión que sirvió para reunir de nueva cuenta a amigos y lectores del autor de El laberinto de la soledad, pero también para rendir un especial reconocimiento a su poesía, gracias a la lectura de fragmentos de su obra que hicieron la actriz Diana Bracho y el poeta Eduardo Lizalde.

Los poemas de “Árbol adentro”, “La vida sencilla” o “Epitafio sobre ninguna piedra” se escucharon en el llamado Patio de los Escritores, donde algunos de los participantes en las diferentes actividades de homenaje se hicieron presentes: después de días intensos de evocación al Premio Nobel, aún parecían quedar muchas palabras para evocar su legado.

Como único orador en la ceremonia, el presidente Enrique Peña Nieto también destacó las aportaciones de Octavio Paz en el campo de la política, donde dejó tres temas de enseñanza: “democracia,
libertad de crítica y diálogo, son algunas de las grandes convicciones que distinguieron a Octavio Paz: los mejores valores del ser humano fueron los que defendió nuestro premio Nobel”.

“Debemos seguir trabajando por un México más incluyente, en el que se escuche y respete a quienes piensan distinto. Las ideas de Paz nos alientan a seguir construyendo una sociedad de derechos, para que todos los mexicanos disfruten los derechos que reconoce la Constitución”, manifestó.

Asimismo, el titular del Ejecutivo refrendó el invariable compromiso del gobierno por la libertad de expresión y el derecho de los mexicanos a ser informados y la importancia del diálogo para construir una mejor sociedad: “siempre debemos anteponer lo que nos une sobre aquello que nos separa”.

En el centenario del nacimiento de Octavio Paz, el mandatario refrendó su responsabilidad institucional como firme promotor de la cultura, las artes y las humanidades, “el gobierno seguirá alentando el talento de los creadores mexicanos difundiendo su obra para enriquecer la cultura nacional”. Y así culminó la ceremonia oficial de homenaje al poeta, si bien a lo largo de 2014 habrá otros actos para evocarlo.