Patenta UPAEP proceso para limpiar agua sulfurosa

Los investigadores lograron la patente registrada con el número 292730 que se puede aplicar en el tratamiento de cualquier líquido que contenga contaminación aniónica tanto inorgánica como orgánica
Con 20 miligramos de esta arcilla se pueden limpiar 100 mililitros de agua.
Con 20 miligramos de esta arcilla se pueden limpiar 100 mililitros de agua. (Foto: Especial)

Puebla

Investigadores de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) patentaron ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) el proceso para limpiar agua de elementos sulfuroso con el objetivo de que se pueda utilizar para consumo humano.

Con el nombre "Proceso para la remoción de compuestos tipo sulfuro en aguas sulfurosas", la Upaep logró la patente registrada con el número de registro 292730 que se puede aplicar en el tratamiento de cualquier líquido que contenga contaminación aniónica tanto inorgánica como orgánica como sulfuros, sulfatos, carbonatos, fosfatos, flúor, cianuro, entre otras.

Genoveva Rosano Ortega, investigadora de Ingeniería Química de la UPAEP e integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), y Fidel Pacheco García, director del Centro de Servicios de Alta Tecnología UPAEP, con aportaciones del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ) y del Sistema Operador de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (SOAPAP), lograron desarrollar el proceso que busca ser aplicado en el tratamiento del agua sulfurosa del valle Puebla-Tlaxcala.

Rosano Ortega destacó que en las pruebas hechas en los laboratorios se mostró que con 20 miligramos de esta arcilla se pueden limpiar 100 mililitros de agua sulfurosa.

"Para nosotros, el potencial de limpieza es grande y sólo tendríamos que multiplicar de acuerdo a lo que deseemos tener de agua potable".

Las aguas sulfurosas son subterráneas e independientemente de su temperatura en el punto de emergencia posean características como olor y un ambiente rico en compuestos de azufre.

El método de limpieza se logra a través de dos formas: uno, consiste en mezclar la arcilla con el agua y dejarla en contacto durante una hora, por lo que, cuando se haya sedimentado, el agua ya es potable. El segundo método, es la de flujo continuo, donde por medio de una serie de turbulencias en el líquido se mezclan de manera permanente el agua y la arcilla y luego se da el tiempo de sedimentación.