A falta de tumba, construyen capilla a su hijo minero

El matrimonio conocido como los Moreno, dejó de ver a Jorge después de lo ocurrido en Pasta de Conchos, de eso ya 10 años. Debido a las restricciones para entrar la Mina 8 decidieron dejar de ir.
Isabel y Gabriel tomaron la decisión de construir una capillita a su hijo en el exterior de su domicilio.
Isabel y Gabriel tomaron la decisión de construir una capillita a su hijo en el exterior de su domicilio. (Aldo Cháirez)

Sabinas, Coahuila

En la comunidad de Agujita, municipio de Sabinas, Coahuila, el matrimonio conocido como los Moreno, perdió hace diez años a su hijo Jorge en la tragedia de Pasta de Conchos.

Las restricciones para visitar la Mina 8 donde quedó atrapado su hijo, hicieron imposible que mes tras mes pudieran asistir al lugar.

Ante esto, Isabel y Gabriel tomaron la decisión de construir una capillita a su hijo en el exterior de su domicilio, ubicado en el populoso sector de Barrio de Cocedores, junto a la imagen de la Virgen de Guadalupe, sintiendo así, mayor cercanía con su ser querido.

Ubicar la casa de los Moreno, no fue sencillo, la orientación de los lugareños no fue muy precisa, pero después de subir y bajar pronunciadas pendientes de terracería constante atravesando irregulares callejones, una pequeña capillita, un nicho en honor a la Virgen de Guadalupe nos orientó directamente.

Sentados bajo un techo de madera se visualizaban un matrimonio de avanzada edad: Gabriel Moreno e Isabel Tovar, tomaban el fresco del atardecer. Ella tiene problemas para andar por una enfermedad en las piernas, él sufrió una embolia que ahora le dificulta el habla y caminar, ambos se tienen que apoyar en andadera.

"Nosotros ya estamos cansados de ir e ir y nada, el campamento generalmente está muy solo, muchas madres se fueron por el dinero, a nosotros nos ofrecieron pero nunca aceptamos, nos dieron 25 mil pesos entre los dos, pero a la empresa no les pedimos dinero, queríamos que sacaran a mi hijo de ahí".

"Antes nos dejaban entrar cada mes, decidimos construir su altarcito, le rezamos, lo sentimos cerca, platicamos con él, que quisiéramos tenerlo aquí con su esposa, sus hijos y con nosotros, pero qué podemos hacer nosotros, a nosotros como padres nos hicieron a un lado, solo las viudas cuentan", dice.

Al nicho con un techo de dos aguas color amarillo,se ingresa subiendo dos escalones. En el interior sobresalen imágenes de la VIrgen de Guadalupe, decoradas con flores y serie de focos.

Junto a la fotografía de Jesucristo, la foto de Jorge, con sombrero mostrando su gran bigote. Aficionado al futbol pertenecía a una liga deportiva a la que acudía frecuentemente. Un trofeo colocado en el piso alcanza casi los dos metros de altura. En él una playera con su nombre en la parte posterior y su foto impresa.

El cariño que Gabriel e Isabel sienten por sus hijos es equitativo, sin embargo, las navidades, los cumpleaños, los festejos, no son lo mismo. La ausencia presencial de Jorge, les ha marcado a toda la familia y aunque el dolor es aún grande, saben que ahora están cerca de él, incluso más que antes.