"El frío cala, pero cala más el dolor"

No fue tan intenso como hace 9 años, el 19 de febrero de 2006, en donde el dolor al igual que la temperatura calaba hasta lo más profundo. En el 2015, el dolor sigue pero los procesos son otros. 
Los famliares de los fallecidos en la mina de Pasta de Conchos, realizaron un convivio después de la misa.
Los famliares de los fallecidos en la mina de Pasta de Conchos, realizaron un convivio después de la misa. (Miguel Ángel González Jiménez)

San Juan de Sabinas, Coahuila

Manteniendo guardias permanentes en un campamento improvisado en el acceso al entronque que conduce a la mina 8 de Pasta de Conchos ubicada en la carretera al rancho Santa María, de San Juan de Sabinas.

Sentados en circulo al improvisado fuego, dos viudas de los mineros acompañadas por representantes de agrupaciones políticas y sociales y de sindicatos mineros, departían pláticas alusivas a dicha celebración, en tanto daban la hora señalada.

Las manecillas no demoraron en marcar las 02:10 horas, justo el momento en que se registró la acumulación de una cantidad importante de gas metano, elevó la temperatura a más de 600 grados centígrados causando la fatal explosión que dejó sepultados a los 65 mineros, siendo extraídos únicamente dos cuerpos días después.

El olor a carbón se percibía, pero provenía de una fogata hecha de ramas viejas al interior del campamento. Era la una y media de la mañana del jueves 19 de febrero.

Con limitada iluminación en dicho campamento, Raymundo Romo, representante del llamado Partido Comunista ordenó: "Todos de pie", no hubo el minuto de silencio acostumbrado.

En su lugar, cada uno de los presentes, hacía el uso de la palabra para expresar su sentir frente a la tragedia tras nueve años, que se concluyó que no sería posible su extracción de la profundidad de la mina 8. Media hora pasó, y el foro conmemorativo terminó.

Sin embargo, la convivencia entre los presentes, incluidos jóvenes del Movimiento de Ayotzinapa, Guerrero, departían entre menudo recién hecho, café caliente y refresco.

"Hemos estado con distintas autoridades con el objetivo de que se continúe la extracción de nuestros esposos, se nos han puesto muchos pretextos para no hacer nada", expuso Tomasa Martínez.

Con cuatro hijos que en la actualidad ya están casados, Tomasa expresa nostálgica que permanecerán a pie de lucha, aún y que las acciones de la empresa y del gobierno dijo, sean en contra de sus objetivos", lamentó al tomar la palabra y expresar su sentir ante los allí presentes, quienes esperaron allí hasta el amanecer para continuar con las actividades conmemorativas.