CRÓNICA | POR LUIS CARLOS VALDÉS DE LEÓN

Pasta de Conchos: entre el silencio y el VIH

10 años de la tragedia en la Mina 8

Este 19 de febrero en San Juan de Sabinas, viudas, hijos, nietos, madres y padres, realizaron un "minuto de silencio", en homenaje a los trabajadores mineros muertos en 2006.

San Juan de Sabinas, Coahuila

El año pasado, el frío calaba hasta los huesos, este 19 de febrero de 2016 a diez años de la tragedia de Pasta de Conchos en San Juan de Sabinas, viudas, hijos, nietos, madres y padres, realizaron un "minuto de silencio", en homenaje a los trabajadores mineros muertos en 2006.

Con poco más de 40 personas, este acto se realizó en el campamento instalado afuera de la reja que da acceso a las instalaciones de Industrial Minera México, de Grupo México, señaladas ahora con elementos patógenos como el VIH.

"Han pasado 3 mil 650 días de la tragedia y ninguna autoridad estatal o federal han dado respuesta a la petición de los familiares y de los compañeros para que se de la extracción de los cuerpos".

Las manecillas de los relojes marcaron las 02:08 horas de este viernes.

Fernando Acosta Esquivel, secretario general del denominado Partido de los Comunistas, dio la instrucción que los presentes se pusieran de pie para dar inicio al protocolo en recuerdo de los mineros caídos.

Justo a las 02:10 horas, el silencio se mezcló con la oscuridad de la madrugada, la luna iluminaba el desértico paisaje de la Carbonífera donde los mezquites, son la especie que prolifera en la zona.

Uno a uno y de manera espontánea, fueron tomando la palabra, representantes de la Juventud Socialista, así como Tomacita Martínez cuyo esposo quedó sepultado al interior de la Mina 8 de carbón en San Juan de Sabinas.

"Gracias a todos por el apoyo que nos brindan, a los grupos y asociaciones que están con nosotros en esta lucha que se mantendrá hasta el final", expuso.

Por su parte Fernando Acosta señaló: "Han pasado 3 mil 650 días de la tragedia y ninguna autoridad estatal o federal han dado respuesta a la petición de los familiares y de los compañeros para que se dé la extracción de los cuerpos", criticó.

Sumando diez años de la tragedia, el acto no fue distinto al de años anteriores, pues la petición sigue siendo la misma al igual que la negativa para continuar las labores al interior de la mina.

Las heridas causadas por la falta de respuestas favorables para la extracción de sus familiares, se mantienen abiertas.

La novedad quizás sea ahora que se les dio a conocer por parte de la autoridad que las acciones no se emprenderían al encontrarse la presencia de virus del VIH en la zona cero.

"Nosotros hicimos pruebas del agua y el agua no está contaminada, tiene elementos patógenos, no es potable, se extrajeron miles de litros de agua y no está contaminada por ese virus, ni siquiera por la aparente descomposición de cuerpos, no se encontraron elementos para decir eso", señaló Ferrnando Acosta.

Aseguró que los análisis se realizaron en laboratorios privados contando con las bitácoras de la mina para señalar dice, que la mina no está contaminada.

A las 02:42 horas se dio por concluido el acto protocolario y tras dar un reconocimiento a los mineros, terminaron las acciones correspondientes al acto, en donde ahora el frío no caló, la mina se cerró, pero las heridas causadas por la falta de respuestas favorables para la extracción de sus familiares, se mantienen abiertas.