Parroquia Cristo Redentor ayuda abuelitos abandonados

Lourdes Aguilar Escobedo y el Párroco Javier se encargan de la Pastoral Social en el que atienden directamente a más de 300 personas, familias en pobreza, enfermos terminales y de la tercera edad.
Parroquia de Cristo Redentor de Torreón apoya a 55 adultos mayores.
Parroquia de Cristo Redentor de Torreón apoya a 55 adultos mayores. (Facebook)

Torreón, Coahuila

No todos tienen la fortuna de llegar a vivir hasta la tercera edad. Muchos menos son los que logran tener una vida digna y con buenas condiciones. Son bastantes los que son abandonados a su suerte por sus propias familias.

Hay organismos de la sociedad civil que brindan apoyo a estas personas en sus últimos años, en esfuerzos enormes para brindarles algo de alegría.

La Parroquia de Cristo Redentor del Hombre, ubicada en la colonia Carolinas de Torreón, sobre las calles Azcapotzalco y Xocimilco, se ha tomado en serio esta labor que es difícil pero imprescindible.

Actualmente, la Parroquia necesita un vehículo, una camioneta o camión para poder mover a los enfermos en cuanto se ofrece, o para transportar a los beneficiarios a alguna actividad o convivio programado. No dude en echar una manita. El teléfono de la Parroquia es el 7 21 79 13.

Lourdes Aguilar Escobedo y el Párroco Javier se encargan de la Pastoral Social de este centro religioso, en el que atienden directamente a más de 300 personas, familias en pobreza, enfermos terminales y gente de la tercera edad.

Pero se enfocan sobre todo en personas de la tercera edad en situación de abandono. Su padrón de beneficiarios en estas condiciones es de 55 abuelitos, que se reúnen en la parroquia los lunes, miércoles y viernes de diez de la mañana y hasta medio día.

No siempre van todos, por que en ocasiones el clima es difícil, tienen citas médicas o están enfermos. En cada reunión se les imparten actividades espirituales por ejemplo, como vivir el Evangelio y su vejez de forma digna.

También les brindan actividades físicas, de acuerdo a sus posibilidades, actividades mentales como manualidades, lo que ha permitido que algunos de ellos se puedan auto emplear.

Así mismo, cada viernes último de mes, tienen un convivio en el que festejan a los cumpleañeros, planean paseos y eventos especiales de la Diócesis de Torreón, reuniones familiares y demás conmemoraciones.

Se les otorga una despensa y para solventar gastos, hay una caja de ahorro que se forma con donativos en especie que reciben en donación. Estos artículos se venden a muy bajo costo entre los beneficiarios para poder tener recursos monetarios en caso de que sea necesario.

Ayudan a 46 personas enfermas a quienes visitan en su domicilio cada semana. Se les otorga la Comunión, despensa y pañales. A familias en pobreza también se les dan despensas para solventar un poco sus dificultades.

A los beneficiarios se les da orientación y se les apoya en caso de fallecimiento de alguno de ellos o sus seres queridos, con la Celebración de la Palabra.

Cada tres meses, hay una misa especial para enfermos a la que acuden unas cien personas. En fechas especiales como Navidad o Día de Reyes, se entregan cenas a familias vulnerables de la comunidad parroquial.

Cuentan con un dispensario equipado en el que regalan medicamento bajo receta del doctor, que se consigue con representantes médicos o en la comunidad parroquial, donadas por personas que ya no usan tal o cual medicina.

En el mismo rubro de salud, llevan a cabo brigadas a las que acuden médicos generales e incluso especialistas para poder atender a estas personas, que a veces no pueden ni siquiera levantarse de la cama.

A pesar del gran esfuerzo que llevan a cabo los integrantes de la Parroquia, tienen grandes dificultades para conseguir donativos y apoyos, ya que no están legalmente constituídos como donatarios y casi todas las empresas piden este requisito para ayudar.

Pero los demás sí podemos hacerlo. Lo invitamos a colaborar con ellos en la misma Parroquia, con despensas, pañales, medicamentos que ya no use, o con aportaciones en efectivo. O si usted brinda algún servicio, también puede colaborar con tiempo, o simplemente, regalando un ratito para ayudar en las brigadas.