Fiesta de Casa Madero, elemento de tradición

Hasta en un 25% se incrementa el flujo de personas por la pequeña ciudad, entre turistas locales y extranjeros, la verbena pasea por las calles, mientras los hacendados celebran a puerta cerrada.
Las calles de Parras se observan abarrotadas de gente durante las fiestas.
Las calles de Parras se observan abarrotadas de gente durante las fiestas. (Aldo Cháirez)

Parras de la Fuente, Coahuila

Con una población menor a los 50 mil habitantes, durante las fiestas de San Lorenzo y la bendición de la vendimia de la añada 2015, el municipio de Parras de la Fuente incrementa su flujo poblacional hasta en un 25% a través de turistas locales, nacionales y extranjeros, que abarrotan los hoteles y hostales.

En el caso de los jóvenes estudiantes, la migración hacia Torreón se vuelve inminente si se busca una alternativa académica.

Aunque desde el 5 de agosto se observa la saturación del flujo vehicular, el objetivo de los turistas era poder presenciar el día 9 la procesión que se despliega desde el Cerro de la Cruz, así como las danzas en torno al fuego.

La actividad concluyó durante la noche en la feria popular, en tanto que el día siguiente, la fiesta siguió con un desfile donde participaron bandas de guerra, charros y danzantes, concluyendo con la molienda de la uva.

Sin embargo no todos los habitantes de Parras de la Fuente se entregaron a la verbena y en tanto, trabajadores recogieron a la medianoche los reciclables, escombros y basura que dejó tras su paso la muchedumbre, la familia Madero, propietarios de la vitivinícola más antigua de América, festejó con una cena a puerta cerrada.

Para los habitantes, la vida que ofrece el municipio es sencilla y amable, pero también entraña retos pues el trabajo escasea, lo que obliga a la subcontratación o migración y si un joven desea continuar estudios universitarios, también se debe movilizar.

Tras el cierre de la maquiladora La Estrella, aseveran los habitantes, alrededor de 600 familias que dependían de los empleos de los jefes de familia, se quedaron a la deriva, lo que obligó a establecer negocios informales, ofertarse como barrenderos o salir a vender mercancías locales en otros municipios de la Comarca Lagunera.

Y aunque ahora se cuenta en el municipio con la instalación de la Universidad Tecnológica de Coahuila, que maneja entre su currícula las carreras de Turismo y Vitivinicultura, si se desea estudiar una profesión que no tenga relación con con Casa Madero, se debe migrar.

Mientras los hacendados concluyen la noche en una cena exclusiva, los pobladores recogen la basura o caminan entre ella.

Cabe mencionar que a pesar de contar con una vida llena de historia, donde se puede considerar a Edison realizando las primeras pruebas en torno al descubrimiento de la bombilla eléctrica, o al cura Miguel Hidalgo como prisionero en el municipio de Parras de la Fuente, los aspectos historiográficos no son considerados.

La fiesta de la vendimia en torno a Casa Madero arroja una derrama económica importante. No obstante, perpetúa roles precofigurados que pueden apreciarse en una novela contada a través de la televisión.

Los propietarios son dueños del pueblo, ricos hacendados que se visten de época, o al menos de guayabera para festejar al patrono de la iglesia.