Hondureños llegan a Torreón tras larga travesía en tren

Con 8 meses de embarazo Lucely y su esposo salieron de su país por la situación económica y la falta empleo los obligaron a intentar viajar a Estados Unidos. En Piedras Negras los asaltaron.

Torreón, Coahuila

A los ocho meses de embarazo Lucely y su pareja decidieron dejar Honduras. La situación económica y la falta de oportunidades laborales los obligaron a intentar viajar hacia Estados Unidos.

Los inconvenientes del viaje realizado por tren, los obligó a buscar un refugio y dieron con la Casa del Migrante, ya que en el trayecto dice Lucely junto con su esposo, han padecido desde el robo y agresión, hasta el cansancio y la falta de alimento.

"Me golpearon sin embargo se compadecieron pues vieron a mi esposa embarazada y nos dejaron ir", contó Martín.

A unas horas de parir, los médicos le aseguran que a pesar de su viaje por tren, su hija se encuentra en perfectas condiciones, sin embargo hasta el momento no cuentan con la capacidad económica para enfrentar todo lo que viene con el alumbramiento, pero no pierden la fe y están seguros que todo va a salir bien.

Tiene 20 años y a los ocho meses de embarazo, junto con su pareja decidieron viajar en busca de una mejor vida. Hace 30 días salieron desde una localidad ubicada a dos horas de Tegucigalpa hacia Guatemala y luego pasaron a tierras mexicanas.

Su pareja Martín Ovando narra que al intentar cruzar el Río Bravo en Piedras Negras, unos hombres a bordo de una camioneta los asaltaron y les quitaron las pocas pertenencias que tenían entre ellas un teléfono celular que habían adquirido con mucho sacrificio y lo requerían para poder esta comunicados con sus familiares.

A unas horas de parir, los médicos le aseguran que a pesar de su viaje por tren, su hija se encuentra bien.

"Me golpearon sin embargo se compadecieron pues vieron a mi esposa embarazada y nos dejaron ir. Yo había escuchado en un viaje que hice también a los Estados Unidos que aquí en Torreón había una Casa del Migrante de Cáritas y cuando vimos que sería difícil pagar por cruzar la frontera y llegar a tierras gringas, al ver el embarazo tan avanzado, lo que decidimos es buscar esta casa, de ahí de Piedras Negras viajamos hasta acá", señala.

Cuenta que le han dicho que si su hija nace en tierras mexicanas, se la pueden quitar, pero ya no puede regresarse a su país pues un médico del Hospital General de Torreón, le dijo que es cuestión de días que dé a luz y por ello es que no quiere arriesgarse más.

Durante el trayecto en tren tuvo miedo de que tanto movimiento le fuera afectar a su hija, pero le hicieron un ultrasonido y el médico les dice que todo se encuentra bien.

Ahora pide a la ciudadanía que les apoye, pues no cuentan con recurso económico para enfrentar el alumbramiento de su hija.