Paran rehabilitación de L12 por falta de dinero

Para estas acciones se solicitaron casi 900 millones de pesos, de acuerdo con el diputado Jorge Gaviño; los trabajos formales “se empezarán con toda fuerza y vigor en 2015”, dice.
El servicio en la Línea Dorada fue suspendido desde marzo pasado, debido a un problema de desgaste en el sistema de vías.
El servicio en la Línea Dorada fue suspendido desde marzo pasado, debido a un problema de desgaste en el sistema de vías. (Jorge Carballo)

México

El presidente de la comisión investigadora de las fallas de la Línea 12 del Metro en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Jorge Gaviño, informó que los trabajos de la también  llamada Línea Dorada se encuentran detenidos por falta de recursos.

Lo anterior se lo dio a conocer el secretario de Obras y Servicios, Alfredo Hernández, tras una reunión en la que también estuvo presente el consejero jurídico del Distrito Federal, José Ramón Amieva, y en la que se tocaron todos los temas relacionados con los contratos y la rehabilitación de la Línea 12.

Los trabajos formales iniciarán a partir de enero próximo; “se empezará con toda fuerza y vigor desde 2015.

“Es por eso que han solicitado los casi 900 millones de pesos para la rehabilitación” de la Línea Dorada, mencionó Gaviño.

Alfredo Hernández informó  a los diputados que ya tienen concluido el proyecto ejecutivo de rehabilitación.

Sin embargo, señaló que no se mandará completo a los legisladores, sino que les darán un resumen ejecutivo.

“Solicitamos información sobre el proyecto de rehabilitación y se nos dio a conocer que nos mandarán un resumen, desde luego no estamos solicitando los planos y los proyectos en sí, sino un resumen de proyecto ejecutivo”, expuso Gaviño.

“Estamos solicitando también que nos digan cómo se van a llevar a cabo estos trabajos, y en el tema de los contratos de rehabilitación, si serán por adjudicación directa o por invitaciones a por lo menos tres proveedores, o por licitaciones públicas”, dijo el asambleísta.

Además, la Secretaría de Obras enviará la información  sobre las empresas  que darán mantenimiento después de la rehabilitación.

En la reunión también estuvo un representante de la Contraloría General del Distrito Federal, al cual le solicitaron los diputados, entre otros documentos, que diga cómo va el proceso de las apelaciones que han interpuesto las personas sancionadas por las fallas y las irregularidades detectadas en la Línea 12.

La contestación de la Contraloría sobre las sanciones impuestas es que se basaron en la Ley de Responsabilidades, cuando los servidores públicos ocasionen un daño al erario.

“Tenemos algunas dudas y vamos a insistir en una reunión con el señor contralor, Hiram Almeida, en los próximos días.

Amieva habló de la acción declarativa y mencionó que esperan los resultados de ésta, así como de los amparos que se interpusieron.

Jorge Gaviño dijo que hay un amparo para que no se cobre la fianza por vicios ocultos, pues fue otorgada una suspensión definitiva para que no se haga.

Entonces, las autoridades tienen que esperar a que se resuelva el amparo de fondo luego de que no se logró la conciliación por el monto de mil 700 millones de pesos, aunque el Gobierno del Distrito Federal pide 2 mil 500 millones de pesos.

“El finiquito que está peleando el Proyecto Metro es por 2 mil 500 millones de pesos y la fianza es de mil 700 millones. En caso de que el gobierno gane el tema de la fianza, tendrá mil 700 millones pesos en su haber y deberá buscar por otra vía civil 800 millones de pesos adicionales”, mencionó el legislador.

Hace unos días la administración de Miguel Ángel Mancera dio a conocer su petición financiera para la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y poder rehabilitar la Línea 12 del Metro.

A su propuesta se le incrementaron 300 millones más de lo que en septiembre declaró el secretario de Finanzas capitalino, Édgar Amador, quien había anunciado una inversión de 500 millones de pesos.

El servicio de la Línea 12 fue suspendido el pasado 12 de marzo en 11 de sus 20 estaciones, de Tláhuac hacia Atlalilco, debido a que se detectó un problema de desgaste ondulatorio en su sistema de vías que pudo haber generado, de acuerdo con las autoridades capitalinas, un descarrilamiento.