Paralizan centro por Informe de Margarita Arellanes

Un fuerte caos vial se registra en el primer cuadro de Monterrey por el cierre de importantes calles como Ocampo, Zaragoza y Zuazua.

Monterrey

Antes, durante e incluso después, el segundo informe de labores de la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes se volvió una pesadilla para quienes pretendían transitar a los alrededores del Palacio Municipal.

Poco después de las 18:00 de ayer, en las vialidades aledañas a los cierres de las calles Zuazua, Zaragoza y Ocampo imperó el caos, el tránsito lento y largas filas de vehículos.

Como parte de los cierres, aquellos que circulaban por la avenida Morones Prieto o la colonia Independencia y buscaban tomar el Multimodal Zaragoza para dirigirse a Zuazua, fueron desviados hacia Constitución.

En medio de los cierres viales y la hora pico, Francisco Rivera, un taxista que intentaba burlar los cierres en la calle Nuevo León, en la Independencia, a punto de cruzar a Zuazua, fue sancionado por un oficial de tránsito.

"No sabía que estaba cerrado y me quise pasar porque iba para el centro", señaló.

En el caso de quienes pretendían entrar a la calle Zaragoza, su circulación cambió hacia el poniente por Padre Mier; mientras que el acceso al centro desde la avenida Constitución fue permitido sólo por Doctor Coss; no obstante, después eran bloqueados en la entrada a Padre Mier.

También hubo clausura en espacios peatonales como el Multimodal y alrededores del Palacio Municipal, debido a que sólo quienes tenían invitación oficial al informe podían transitar a pie por los alrededores.

Quien también sufrió las consecuencias del informe de la alcaldesa fue la quinceañera Alondra. Ella tenía una ceremonia de acción de gracias en la Catedral, pero su madre tuvo que avisar a los invitados de tomar alternativas para llegar al sitio.

"La ceremonia es a las siete, pero no hay forma de que los invitados entren", dijo molesta.

Finalmente abrieron el candado de la iglesia y la misa se llevó a cabo, aunque con pocos invitados.