Un sueño de oro para Jonathan Ariel

Es un joven discapacitado por ceguera y escoliosis congénita, pero su meta es subir al podio en la categoría de ciegos y débiles visuales en 100 y 200 metros, bala y relevo en en la Paralimpiada. 
Jonathan Ariel Mariscal Baca, deportista discapacitado que representará a Durango en la Paralimpiada 2016.
Jonathan Ariel Mariscal Baca, deportista discapacitado que representará a Durango en la Paralimpiada 2016. (Cortesía)

Gómez Palacio, Durango

Jonathan Ariel Mariscal Baca, con 15 años de edad, participará la próxima semana en la Paralimpiada 2016 que se desarrolla en Acapulco, Guerrero, representando a la delegación Durango por segunda vez consecutiva.

"Hay mucha gente que hace memes, hace artículos en redes sociales, en la televisión, la verdad yo les diría piensen antes de hablar".

En la primera ocasión ganó el bronce y en este año va por el oro en la categoría de ciegos y débiles visuales en 100 y 200 metros, bala y relevo.

Aunque son muchos los retos que ha enfrentado, Jonathan Ariel nacido en Chihuahua pero establecido en Gómez Palacio, desde hace alrededor de 12 años ha trabajado duro para conseguir su sueño, la presea dorada.

Karina Montserrat, su guía, mencionó que durante un año se han preparado intensamente, "Jonhy (como le dice) mejoró mucho en todo desde su coordinación hasta su velocidad y esperamos tener buenos resultados".

Luego de competir en la capital de Durango, fueron seleccionados debido a que estuvieron dentro de los mejores tiempos para acudir a esta justa deportiva de importancia nacional.

"Yo siempre había querido ser corredor, mi abuelo era corredor y desde chiquito quería seguir sus pasos", externó Jonathan Ariel.

Desde el 8 de junio empezaron las Paralimpiadas en la categoría de silla de ruedas y será hasta el 12 de junio que acuda para ser parte de esta actividad, aunque con cierto nerviosismo debido a que tuvo algunas complicaciones en la espalda, específicamente en la columna, sin embargo dijo sentirse listo.

El usuario del CRIT desde hace 4 años y que ya está por graduarse, envió un mensaje a la gente que no cree en el Teletón para que acuda, conozca este Centro de Rehabilitación Infantil Teletón y sean testigos del trabajo que realizan.

"Hay mucha gente que hace memes, hace artículos en redes sociales, en la televisión, la verdad yo les diría piensen antes de hablar, de actuar, por favor, porque no saben el daño que le hacen a la sociedad y más a nosotros los usuarios", expresó.

Con el conocimiento de la situación que actualmente enfrenta el CRIT, ante la disminución de la colecta anual, invitó a las personas que no creen en el trabajo y el beneficio que brinda a las personas con discapacidad musculoesqueléticas a que visiten el Centro.

Además de ser un gran deportista, Jonathan Ariel es un exitoso músico, el instrumento que toca es la guitarra y esto le ha permitido ganar varios concursos de rondalla.

Itzel Noemí Baca Ortiz, madre del joven atleta paralímpico, dio a conocer que el diagnóstico de Johny es ceguera y escoliosis congénita, siendo este último problema por el cual ingresó al CRIT, y debido a su problema pudo morir, sin embargo lograron recuperarlo.

Como madre de una persona con capacidades diferentes, dijo sentirse orgullosa de los logros que ha tenido su hijo.

Ante las condiciones económicas del CRIT, resaltó que es preocupante pues afecta a cientos de usuarios.

"Yo siempre había querido ser corredor, mi abuelo era corredor y desde chiquito quería seguir sus pasos".

"Como mamá y usuaria es algo muy triste, porque mi hijo gracias a Dios no tiene una discapacidad tan severa como muchos niños que aquí la tienen y que requieren el apoyo día a día".

"La terapia no saben el bien que les hace, muchos niños han llegado a morir por falta de una terapia o de recursos económicos", enfatizó.

Itzel Nohemí es madre soltera, sobrevive al día como comerciante, pero su situación se complica debido a que estudia puericultura y espera poder realizar su licenciatura.

Por lo pronto está lista para emprender el viaje a Acapulco, para estar junto a su pequeño y animarlo durante las Paralimpiadas 2016, a donde podrá acudir gracias a la aportación del Gobierno Federal, pues de otra forma sería imposible que Jonathan Ariel participara.