Papás militares celebran su día corriendo un 5K

Integrantes del Ejército, de la Fuerza Civil y de corporaciones municipales se unieron para participar en esta actividad.
Los elementos castrenses corrieron cargando casi 12 kilos de armamento y fornituras cada uno.
Los elementos castrenses corrieron cargando casi 12 kilos de armamento y fornituras cada uno. (Guadalupe Sánchez)

Escobedo

Orgullo y disciplina son las cualidades que distinguen al Ejército Mexicano, sin embargo su labor va más allá de tener que cumplir con el resguardo de la población.

Muchos también son padres de familia que sacrifican tiempo al lado de sus hijos para cumplir con su deber.

El vigésimo segundo Batallón de Infantería de la Séptima Zona Militar, así como elementos de Fuerza Civil y policías de los diversos municipios del estado participaron en un 5K que se celebró en el municipio de Escobedo por motivo del Día del Padre.

Mientras algunos corredores usaron tenis y ropa deportiva, los elementos de la Séptima Zona lo hicieron cargando, cada uno, cerca de 12 kilogramos de peso entre fornituras, botas y el arma.

Gervaín Sánchez, quien pertenece a la Base Aérea número 14, dio testimonio de lo que es la vida militar y cómo se combina con la paternidad.

“Bueno, realmente es algo difícil, porque tanto la familia como el servicio merecen su tiempo y a veces sufre un poquito la familia; sin embargo siempre hay tiempo, se da uno el tiempo necesario para consentirlos”, dijo mientras hacía calentamiento y estiramientos para correr.

Servir a México arriesgando la vida y no descuidar a la familia, estar siempre pendientes de los hijos, de educarlos y dar un ejemplo de responsabilidad, es lo que manifestó el sargento segundo Jesús Lozano Aparicio.

“Tengo nueve años que estoy activo, tengo a mi familia aquí conmigo, me acompañan en toda esta vida militar. Es un estilo de vida el ser militar, andamos por todos lados y se acostumbra uno a todo”, aseguró.

Luego del primer contingente de corredores que le dio la vuelta a la avenida Las Torres en Escobedo, partieron los grupos de policías tanto estatales como municipales y al final el pelotón del Ejército y Fuerza Aérea.

La unidad entre los elementos se vio durante la carrera, cuando un policía de Guadalupe, se desvaneció antes de llegar a la meta, sin embargo no fue abandona por sus compañeros, quienes lo cargaron sujetándolos de los brazos y piernas hasta cruzar la meta.

Más de dos mil personas participaron en la carrera de los elementos de seguridad y que al final el mensaje de confianza entre la ciudadanía hacia las corporaciones de seguridad.