“Aterrorizan” a comerciantes en supervisiones

Bajo el pretexto de supervisiones de protección civil exigen a comerciantes y prestadores de servicios cantidades lesivas a su economía.
Comercios en Pánuco
Comercios en Pánuco (Aristeo Abundis)

Pánuco

Un grupo de personas que laboran para el ayuntamiento de Pánuco a través de la dirección de Protección Civil municipal, son señaladas de ejercer terrorismo recaudatorio bajo métodos intimidatorios y con el pretexto de supervisiones y verificaciones a instalaciones, en agravio de todos los comerciantes y prestadores de servicios del municipio, que señalan que los cobros solo por supuestas revisiones van desde los quinientos hasta los tres mil pesos de acuerdo a los documentos que les entregan para que pasen a pagar a la tesorería municipal.

De acuerdo a los comerciantes, esta acción no solo es ilegal si no literalmente de aterroriza miento y e intimidación, púes para empezar, la revisión referida no fue solicitada por los comerciantes, y quienes acudieron arbitrariamente a allanar los comercios, no muestra documentos en el que se establezca que están capacitados de acuerdo a la ley federal de Protección Civil para realizar estas revisiones y ni para emitir siquiera recomendaciones sobre los mecanismos de Protección Civil.

Según la versión del comerciante Juan Nemesio Torres, los empleados enviados por el ayuntamiento de Pánuco, se comportan agresivos y prepotentes, dijo que exigen el pago a como dé lugar y dijo tener la prueba de estas actitudes irregulares e intimidatorias, ya que cuenta con sistema de cámaras de vigilancia que han captado las incontables ocasiones en las que los empleados de protección civil con lujo de prepotencia le exigen este irregular pago, argumentando ser enviados directos de la presidencia municipal que encabeza Ricardo García Escalante.

Los comerciantes se manifiestan en la disponibilidad de acatar las disposiciones legales de tener mecanismo de protección y evitar con ello posibilidades de tragedias o inconvenientes a lamentar, pero también señalaron que no es con cobros y recaudaciones como se puede establecer una buena cultura de la protección civil, por lo que están por demás las presiones y chantajes de mayores sanciones.