En el olvido, sin agua, sin portón y lleno de polvo

Con un portón de entrada que no resguarda nada al no tener barda perimetral, el Panteón San Pedro el ejido Las Vegas en Madero, se encuentra abandonado por las autoridades.

Francisco I. Madero, Coahuila

Con un portón de entrada que no resguarda nada al no tener barda perimetral, el Panteón San Pedro, ubicado en el ejido Las Vegas, se encuentra abandonado por las autoridades.

Allí el señor Guillermo Isaís, visitante del sitio, explica que con la expansión del pueblo la demanda de espacio para el panteón se hizo necesaria por lo cual los campesinos debieron donar una parte del ejido para poder dar resguardo a los difuntos.

"El panteón se ha ido expandiendo más, aquí la gente tuvo que ceder un poco más de terreno pero mire, aquí no se hace nada, nomás está el protón puesto pero el cementerio ni bardas tiene".

Los nuevos espacios sepulcrales apenas son separados por pedazos de troncos viejos, en tanto que entre el polvo suelto se observan flores de plástico envejecidas.

"Aquí no se han preocupado por los muertitos, será que está retirado del pueblo o que no le toca al presidente municipal hacer algo por este espacio, pero la verdad es que aquí siempre está solo y pos como lo ve, así siempre ha sido este lugar", precisó don Guillermo.

Al caminar por el panteón se va dejando una huella que levanta a su vez el polvo. Alambres de púas atados a postes de concreto o trozos de madera son el medio común para delimitar los espacios.

Sin vigilancia, no se siente el preámbulo para conmemorar a los muertos. Si se requiere agua para la limpieza cada visitante deberá trasladarla de sus domicilios toda vez que en el lugar no hay siquiera tanques.

"Ojalá que el presidente (David Flores Lavenant) volteara la mirada para acá porque uno sufre en vida como para que se siga sufriendo por tener un lugar donde quede uno muerto", concluyó don Guillermo.