Visitan a sus difuntos entre riesgos

A pesar de que las tumbas y lápidas lucieron decoradas de maneras peculiares, salta a la vista el descuido de algunos tramos del Panteón Municipal de Gómez Palacio.

Gómez Palacio, Durango

Miles de gomezpalatinos acudieron al Panteón Municipal, situado detrás de la Expo Feria, para recordar a sus difuntos, esto a pesar de varios detalles que dieron mal aspecto al lugar.

Al hacer un recorrido durante el mediodía pudo observarse una afluencia considerable e incluso una buena parte de las tumbas ya contaban con arreglos florales y coronas. No faltaron quienes se aglomeraron en la entrada principal del lugar para acudir a las celebraciones religiosas y pedir por el descanso eterno de los suyos.

"Las tumbas están muy feas y uno se anda cayendo. No han hecho nada para mejorarlas"

Sin embargo, al ingresar al camposanto pudo observarse del lado derecho que un sector irregular de las tumbas le causaba molestia a los visitantes, esto debido a que tenían que bajar para arreglar las tumbas y lápidas de sus familiares.

Ante eso, no faltaron algunos niños que tropezaron al intentar bajar y llamaron la atención de los asistentes cuando lloraron. Además de eso, fue notorio en otros tramos la presencia de escombros y material de construcción.

"Las tumbas están muy feas y uno se anda cayendo. No han hecho nada para mejorarlas", dijo Joel Hernández, quien acudió en compañía de su familia a visitar a su hermano y sus sobrinos.

En cuanto a lo tradicional del Día de Muertos, aseveró que acuden como una forma de recordarlos y mientras eso suceda es como sino hubieran fallecido, aunque destacó que no se escapa el sentimiento de tristeza.

"Ellos no se mueren mientras uno los recuerde. Llevamos varios años que acudimos y siempre venimos en familia", declaró.

Al recorrer otros tramos del cementerio pudo encontrarse una variedad de estilos para arreglar las tumbas. Al fondo del panteón, del lado izquierdo, podía observarse que algunas personas improvisaron algunas lápidas y las colocaron en los terrenos para dar señal de que ahí están sus seres queridos.

Otra peculiaridad que hicieron algunos gomezpalatinos fue delimitar las zonas de la tumba de sus familiares y colocarse en familia alrededor de ella. Esto lo hicieron para evitar que alguien acudiera hasta el sitio a molestarlos o alterar la decoración de flores que establecieron.

Pero otra cosa que llamó la atención fue la presencia de unos ataudes viejos y arrumbados en una barda.