Deterioro de familias causa pandillerismo

Alfonso Cortés comentó que estuvo muy cerca de una riña en Los Castillos hace algunos meses, por lo que pide que los sacerdotes se involucren en el tema del pandillerismo para ayudar a los jóvenes.
Alfonso Cortés.
Alfonso Cortés. (Archivo)

León, Gto.

El Arzobispo Alfonso Cortés comentó que las pandillas son fruto del deterioro de las familias y recordó, que en una ocasión se vieron en medio de una riña campal en Los Castillos, y el auto de un sacerdote quedó destrozado después de la disputa.

“El pandillerismo es fruto de muchas circunstancias, pero principalmente del deterioro de la familia. Yo estuve en Los Castillos y cuando terminé la Santa Misa vinieron unos policías y me dijeron ‘señor Obispo deténgase ahorita porque hay un pleito de pandillas afuera’, pues cuando salimos, el auto del padre que me llevaba estaba todo destruido”, contó.

Este suceso se dio hace poco más de cinco meses y de acuerdo a lo que comentó el Arzobispo, tuvo la oportunidad de platicar con una madre de familia que se encontraba llorando porque su hijo había sido agredido.

“Me esperé un ratito pero después le dije a los policías ‘a ver acompáñenme pero yo quiero ir a caminar un ratito ahí’, no se imaginan la soledad que se siente después de una batalla campal entre los jóvenes, eso es el signo mismo de un vacío profundo”, explicó.

Y ante esta situación, explicó que todos los actores sociales deben colaborar en este tema, comenzando por la familia que debe inculcar valores y siguiendo por el gobierno que debe ayudar a generarles oportunidades.

“Esos grupos de jóvenes han vivido en un contexto de pobreza material y de familia. Tenemos una deuda muy grande con los jóvenes, ellos deberían de ser la centinela de esta sociedad, los que vean al futuro, pero los padres hacen un esfuerzo para educarlos y cuando terminan su carrera no hay trabajo o hay trabajo barato, esas son también otras circunstancias”.

Por lo que comentó que ante estas circunstancias y los problemas que se han presentado en los últimos días en la ciudad a causa de las pandillas, ha llevado a que él mismo les pida a los sacerdotes que se involucren en este tema, para ayudar a estos jóvenes a convertir su camino.

“Yo he estado hablando con los sacerdotes, diciéndoles que tenemos que hacer algo, la Iglesia tiene que hacer algo, todavía, gracias a Dios hay un respeto, porque yo he ido a esas colonias y la gente tiene aún respeto. Hay que llevar la palabra de Dios porque un ser humano sin Dios se vuelve un ser violento”, recalcó.

El Arzobispo Alfonso Cortés comentó que una de estas acciones son los ‘Movimientos de Pandillas’, que organiza la Iglesia, en donde ‘un grupo de jóvenes católicos se adentran con los pandilleros a través del diálogo y llevando la palabra de Dios’.