Un lagunero con una misión especial

El Padre Aldo Sierra Moreno, originario de Torreón, forma parte de la Congregación de Misioneros Combonianos. Desde hace cuatro años se encuentra en Zambia, al sur del continente africano.

Torreón, Coahuila

El Padre Aldo Sierra Moreno, originario de Torreón, forma parte de la Congregación de Misioneros Combonianos. Desde hace cuatro años se encuentra en Zambia, al sur del continente africano.

Tiene 44 años de edad, se ordenó como sacerdote en el año 2000. Asegura que África es más bonita de como la pintan, pero aún sigue sin alcanzarla los suficientes medios materiales. Ante la distancia y los escasos medios de comunicación, la entrevista fue vía internet.

El sacerdote misionero compartió con Milenio Laguna, su experiencia al vivir entre carencias y ahora con la alerta por el virus del ébola.


¿Cuánto tiempo tiene en Zambia y cómo es su gente?

Tengo ya cuatro años, desde octubre del 2010. Aquí la gente tiene menos preocupaciones que en otros lados, aún siendo tan pobres materialmente.

África es más bonita que como la pintan, sólo que aún los medios materiales no nos alcanzan como en otros lados.

Por ejemplo acabo de regresar de visitar una comunidad que está a 114 kilómetros, tuve que atravesar como cinco arroyos y tres ríos. Se hace tanto tiempo porque los caminos son desastrosos, 114 kilómetrosen cinco horas y media.

¿Sobre la situación política...?

Estamos de luto, antier falleció el presidente, Michael Sata, que verdaderamente lo estaba haciendo muy bien, pero ya había alcanzado los 77 años, que comparada con la media de edad, que es de 42 años en Zambia, pues si era ya verdaderamente anciano.

Ahora mismo pedimos solo por la unidad del país, pues algunos líderes de la oposición ya amenazan con sacar provecho del asunto.

Zambia se ha caracterizado por ser un modelo de democracia y respeto de las garantías individuales en el entorno africano.

Es un país tres veces más chico que México en tamaño, apenas con una población de 13 millones, de los cuales 70 por ciento aún vive en pobreza.

¿En qué zona de Zambia está usted?

Estoy en el noreste, la ciudad más grande o de referencia se llama Chipata, pero donde vivo se llama Chama.

¿En qué condiciones viven en Chama?

La vida es dura aquí pero bonita, con muchos retos cada día, por ejemplo ver como vamos a ayudar a nuestros estudiantes, como visitar a los más alejados, organizar una reunión a donde gente viene en bicicleta y tarda a veces hasta un día completo para llegar a donde estamos.

Yo en solidaridad también ando mucho en bicicleta. Ya llegará el tiempo de lluvia y la gente estará ocupada cultivando en sus campos, la comida escaseará, entonces la mayoría de las familias solo toma un alimento al día, normalmente a las cinco de la tarde, cuando ya no tendrán actividad física, pues dicen que así les dura mucho más tiempo la energía de la comida.

¿Cuál religión predomina, usted les habla de la fe católica?

La mayoría de la gente en Zambia es cristiana, la Iglesia católica comprende solo un 17 por ciento de la población. Yo muchas veces no les hablo de la religión, sino de Dios, porque la gente es muy religiosa aquí.

¿Entonces es una cuestión más de fe y de apoyo?

Claro, la fe sin obras es una fe muerta, pero no es gancho solamente, sino que en realidad hay mucha necesidad, educación, agua, sanidad.

¿Qué actividades realiza usted?

Gran parte de mi tiempo se me va en administrar la parroquia, sus líderes, los programas pastorales (por ejemplo, tenemos un taller para evitar la hechicería, que damos de aldea en aldea).

También dedico tiempo a dos proyectos, uno de agua que tenemos 40 pozos profundos que mantener y el otro de salud, con niños que nacen con los pies mal y los tenemos en un programa de operación y fisioterapia.

¿Cómo fue que decidió dedicarse a ser misionero?

Fue desde noviembre del 2000, me gustó mucho esta vocación porque siempre me fascinó el contacto con otras culturas y otros idiomas.

De hecho antes de venir a África estuve por 11 años en Europa. La congregación fue fundada por un misionero italiano llamado Daniel Comboni en 1872 y somos unos dos mil alrededor de todo el mundo; mexicanos españoles, italianos, alemanes, americanos, africanos y demás. Un verdadero mosaico.

¿Qué idiomas predomina, cuál habla en Zambia?

Alemán, italiano, inglés y tumbuka, que es el idioma de la misión.

En África se hablan muchos idiomas pero las grandes familias lingüísticas son bantú, nilotico y yoruba. El tumbuka es un idioma de la familia bantú, que por cierto es muy completo e interesante, tan solo el futuro en el verbo tiene cinco diferentes variantes, depende si la acción es ahora, mañana o hasta la otra semana.

¿Respecto al ébola, cuál es la situación en Zambia, usted cómo está?

Sobre el ébola, te puedo decir que esta más focalizado en África Occidental, en países como Sierra Leona, Liberia. Yo estoy en África del Sur y hasta ahora no se han registrado casos

Aunque no sea la zona, ¿ha cambiado el ambiente por allá?

Claro que sí, la gente está en pánico.

¿Qué dice su familia de que esté por allá, sobre todo en este momento con los contagios?

Claro que sí están preocupados, pero ya se dieron cuenta que no me convencerán que regrese.

¿Qué es lo que lo mantiene en este momento allá, no le importaría contagiarse?

Estamos a miles de kilómetros del foco, pero si me tocara el destino de encontrar a un enfermo de ébola no lo despreciaría. Sí me contagiase pues pondría todo en las manos de Dios y de los médicos. Pero morir por una justa causa siempre es bonito, creo yo.

¿Qué se dice entre la gente respecto a la enfermedad?

No se sabe mucho pero lo que recomiendan es que se conozcan los síntomas: dolor de cabeza, irritación de garganta, fiebre, vomito, diarrea y sobre todo hemorragias que vienen de los ojos.

Aquí todo es muy sencillo, casas de ladrillo pegado con barro y techos de lamina, los servicios cada vez mejoran más, tenemos luz y agua, el drenaje no existe aquí, sino fosas sépticas que cada quien cava en sus casas.

Como ves hay una buena antena para la banda ancha de internet y de celulares. Los chinos están haciendo un camino que también a veces nos da dolor de cabeza.

¿Cuáles son las razones principales de estas condiciones?

Hay varias razones: malas y escasas lluvias, vicio del alcohol, no hay oportunidad de comercializar productos y porque no, también a la flojera e irresponsabilidad.

Algo más acerca de África...

Pues que la vida es dura aquí pero llena de muchas bendiciones y que ojalá algún día pudieran ver ustedes también con sus ojos, lo que yo veo, escucho y siento por aquí. Cuídense mucho.