El Pachamama ofrece diversión sobre las aguas del río Bravo

La embarcación azul con blanco navega desde hace más de dos años en la playita de Reynosa, con una capacidad para unos 40 paseantes nacionales y extranjeros, promoviendo el ecoturismo en la zona.
El yate que sirve para promover el ecoturismo en el río Bravo lleva el nombre de 'Pachamama', que significa 'Madre tierra'
En el Pachamama, que significa “Madre Tierra”, cada persona paga 50 pesos por un recorrido de 40 minutos, (Notimex)

Reynosa

El yate Pachamama navega en el río Bravo, el caudal estadounidense que marca el límite fronterizo entre México y Estados Unidos, en el cual sus tripulantes se divierten y aprenden de la flora y la fauna, durante un paseo que surge de la playita Bocatoma.

La embarcación azul con blanco navega desde hace más de dos años en la playita de Reynosa, con una capacidad para unos 40 paseantes nacionales y extranjeros, en el que además de diversión, los visitantes conocen más sobre la flora y la fauna nativa que ahí se alberga.

Es un yate que se fabricó en Reynosa, de acuerdo a las necesidades propias, pues en la zona donde opera tiene una profundidad entre los ocho y 15 metros, que es diferente a otros municipios o partes del río Bravo.

En el Pachamama, que significa "Madre Tierra", cada persona paga 50 pesos por un recorrido de 40 minutos y a lo largo del mismo se anima con música y se permite a los niños conducir el yate.

Durante el recorrido por este caudal, las aguas del río Bravo hacen que los paseantes se conecten con la naturaleza, pues ahí viven diversas especies de animales y plantas que lo convierten en un refugio natural.

Entre los animales nativos que se pueden observar, se encuentran algunas aves como la chachalaca, la calandria, golondrina marina, pelícanos, águilas pescadoras y garzas, entre otras.

Además de albergar una diversidad de plantas originarias de esta localidad, entre las que destacan los matorrales, el tule, carrizo, coyotillo, tasajillo, nopal y saladilla.

El yate atraca en el denominado Bocatoma, nombre que recibe debido a que permite aprovechar e irrigar desde 1957 la zona norte de Tamaulipas, que cuenta con cinco hectáreas y con una capacidad para albergar a tres mil personas al día.

Los paseantes llevan sus propias motos acuáticas para surcar las aguas del Bravo, mismo que en todo momento es vigilado por agentes de la Border Patrol, la policía fronteriza estadunidense que hace recorridos en lancha o bien están apostados del otro lado del río, en su territorio.

Ante la ausencia de playa en esta ciudad, la población opta por llamar al centro recreativo Bocatoma como la "Playita", y aunque no cuenta con arena, los asistentes pueden descansar en bancas, sillones o camastros instalados bajo la sombra de los árboles y palmeras.

El lugar está provisto de parrillas para asar carne, palapas, juegos para los niños, baños y áreas para actividades de recreación, deportivas, culturales, sociales y de entretenimiento, entre las que destaca el ecoturismo.

En uno de los paseos más concurridos por las familias de Reynosa, donde se pasa un rato agradable sin necesidad de gastar, hay una vista bella del caudal, que divide esta ciudad con el sur de Texas, Estados Unidos.

El director de Turismo de Reynosa, Miguel Valdez Sánchez, señaló a Notimex que dentro de los programas encaminados a darle "vida" al río Bravo las competencias de Kayak, de canotaje y de Wake Board, además del paseo en yate.

En esta zona fronteriza el río Bravo es cuatro veces más grande, lo que hace posible las competencias propias de cuerpos acuáticos, dijo, y mencionó que en noviembre del año 2009, Reynosa fue sede del primer torneo internacional de wake board.

Deportistas originarios de Estados Unidos y del interior del país aprovechan las temporadas de calor para realizar esta competencia, mediante el cual se desliza la persona parado sobre una tabla, jalado por una cuerda, que está atada a una lancha o moto acuática.

Para este deporte de deslizamientos y saltos, existe un club local en donde sus integrantes practican y enseñan wake board a quien desea aprender.

El funcionario municipal aclaró que aunque las aguas del río Bravo son aparentemente tranquilas, está prohibido ingresar, debido a que tiene una profundidad que va desde los ocho hasta los 15 metros de profundidad.

"La población sabe que está prohibido meterse a nadar a las aguas del caudal, aun y cuando las aguas parecen tranquilas, ya que la parte más bajita tiene unos ocho metros de profundidad y eso representa un riesgo, aunado a que es un límite fronterizo", advirtió.

Valdez Sánchez señaló que para disfrute de las familias que asisten a la Bocatoma, el ayuntamiento de Reynosa ha instalado asadores, palapas, juegos y algunas áreas destinadas a realizar deportes como futbol y voleibol playero a un costado de las aguas del rio Bravo.

A un lado de la Bocatoma se ubica el zoológico de Reynosa, que alberga animales de los cinco continentes, así como a "Khumba" el primer cebrasno nacido en territorio nacional.

La atracción principal de este zoológico, es una cruza entre Rayas, una cebra hembra, e Ignacio, un burro albino, que dio paso al nacimiento del primer cebrasno de México en Reynosa, Tamaulipas.

El entrevistado comentó también que se trabaja para que las márgenes del río Bravo sirvan para la práctica de varios deportes, entre ellos el ciclismo, motociclismo y caminatas, entre otros eventos que buscan involucrar a las familias en la recreación local.

Con este paseo ecoturístico se pretende cambiar la imagen que por años ha tenido el río Bravo, bastante vinculado al fenómeno migratorio, al cruce ilegal de personas hacia territorio estadunidense, refirió.

Por lo que corresponde a las aguas del río Bravo en el tramo de Reynosa se impulsa ese esfuerzo, que hace ver que es un atractivo que cuenta con flora y fauna nativa, entre muchas otras cosas, entre las que sobresale el Pachamama, concluyó el funcionario municipal.