El PRI le apostará al abanderamiento de causas sociales

El presidente del partido en Jalisco agregó que se encaminarán a estar cerca de los ciudadanos para interpretar sus demandas y necesidades.
Hugo Contreras Zepeda,  presidente del PRI en Jalisco.
Hugo Contreras Zepeda, presidente del PRI en Jalisco. (Cortesía Twitter)

Guadalajara

Ante los retos que enfrenta el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en lo inmediato, tanto para fortalecer su competitividad electoral como para generar confianza entre la ciudadanía, el presidente del partido en Jalisco, Hugo Contreras Zepeda, afirmó que su línea política irá dirigida al abanderamiento de las causas ciudadanas. 

Esto, luego de que María de los Ángeles Estela Moreno Navarro, mejor conocida como la Güera, irrumpiera la segunda sesión ordinaria del Consejo Político Estatal, con desesperados gritos de tristeza por su partido, del que se dice ser “de hueso colorado”. 

“Me lastima que algunos políticos priístas están tan enfermos por el poder que a veces no nos valoran como familia que somos”, y “pónganse a trabajar por su partido, por su gente, no dejen solo al gobernador como dejaron a Robles Peiro”, fueron algunas de las expresiones que manifestó con micrófono en mano sobre el estrado donde se desarrolló la sesión. 

La Güera, quien además de comerciante de alimentos desde hace 19 años en el Congreso del Estado, es también militante del PRI, no escatimó en sus comentarios para hacerle saber “a su partido” que les falta interés social. 

Motivo por el cual Contreras Zepeda aseveró que se encaminarán a estar cerca de los ciudadanos para interpretar sus demandas y necesidades, pero sobre todo, para abanderarlas. 

“Y obviamente a través del partido hacer lo propio para que en base a los principios del partido y las demandas de los ciudadanos hagamos una fuerza y poder plantearlas para que en su momento el gobierno lo pueda ejecutar”.

Sin diferir con la Güera por su manifestación de “enfermos por el poder”, el dirigente estatal comentó que en la política como en la vida, ni todos son malos, ni todos son buenos.