El reto del nuevo gobierno es acabar con el rezago histórico

Cecilio Campos Jiménez, líder del PRD en Gómez Palacio, dijo que la llegada de José Rosas Aispuro, es la coyuntura perfecta. Comentó que es un sexenio de esperanza para todos los duranguenses.
El líder del PRD dijo que es un sexenio de esperanza para los laguneros.
El líder del PRD dijo que es un sexenio de esperanza para los laguneros. (Aldo Cháirez)

Gómez Palacio, Durango

Para Cecilio Campos Jiménez, dirigente del Comité Municipal del Partido de la Revolución Democratica, la llegada de José Rosas Aispuro Torres a la gubernatura de Durango es la coyuntura perfecta para que por fin se pueda no sólo dar la alternancia, sino para acabar con el rezago histórico que ha tenido Durango a nivel de la República y La Laguna al interior del Estado.

"La alternancia es el primer gran paso y lo que sigue es un gobierno que de verdad se preocupe por resolver los problemas de la gente, que sea respetuoso, que atienda, que sea plural e incluyente".


Comentó que es un sexenio de esperanza para todos los duranguenses, pero para los laguneros es la mejor oportunidad para que se cumpla lo ofrecido por el ahora gobernador electo, para que se acabe esa desatención que ha registrado en la región los últimos años, por lo que antes de admitir triunfalismos, se deben asumir compromisos de trabajo desde ahora.

“Hay muchos retos por delante y muchas expectativas que tenemos que cumplir, por lo que en la medida que todos los gobiernos municipales, estatal y federal nos coordinemos para sacar adelante los temas que merecen atención como Estado y región”, dijo.

Desechó el dirigente que se vaya asumir una postura de “borrón y cuenta nueva” de parte del nuevo gobernador emanado de la alianza PRD-PAN- sino que debe exigir una entrega de cuentas claras, partiendo de la primicia de que no se estaría recibiendo un gobierno de seis años, sino de más de 80 años de hegemonía que mantuvo el PRI.

Campos Jiménez dijo que esta revisión de cuentas implica responder a una exigencia ciudadana de que no debe haber impunidad en México, pero en la inteligencia de que no son venganzas, sino mandar el mensaje de que tiene que haber cuentas claras de lo que se vaya a dar en la entrega.

Ante esta situación, previó que la tarea no será sencilla y requerirá de mucha coordinación entre los gobiernos de los tres niveles de gestión y sacar adelante las demandas de la ciudadanía.

“Yo también esperaría que hubiera más libertad para que la sociedad se exprese, que medios de comunicación hagan su función y para que cualquier sector pueda proponer o en su caso criticar lo que se esté haciendo o deje de hacerse”, concluyó.