POTmet, “inconsistente”  en materia ambiental

El documento no cumple con la zonificación planteada por los ordenamientos ecológicos y no analiza las demandas futuras de agua, advierte la titular de la dependencia, Magdalena Ruiz.
Las observaciones señalan que el plan “tiene una visión limitada de los aspectos ambientales”.
Las observaciones señalan que el plan “tiene una visión limitada de los aspectos ambientales”. (Especial)

Guadalajara

El Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano (abreviado POTmet) no está ajustado a lo que establece una norma previa, vigente desde 2001: el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial; tampoco le da la dimensión de tema base a lo ambiental, no pondera demandas futuras de agua, drenaje y otros servicios públicos, y privilegia lo urbano sin asumir la condición de sistema ecológico-territorial que implica toda ciudad.

Estos señalamientos son fruto de un detenido análisis del documento por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), que entregó al Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) el pasado 30 de mayo, en el marco de la consulta pública del documento, que fue ratificado por los nueve ayuntamientos metropolitanos la semana pasada, no obstante que la carencia no fue subsanada.

La decisión de la junta de coordinación metropolitana, tras aprobar el POTmet, fue señalar el exhorto de la autoridad ambiental para hacer los ajustes, al final de la sesión ordinaria del pasado 27 de junio, cuando el texto fue oficialmente declarado el nuevo plan vigente en la ciudad; el titular del Imeplan, Ricardo Gutiérrez Padilla, declaró a los medios que habría una observación rigurosa de lo que señala el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial del Estado de Jalisco (POET) de 2001, actualizado en 2006. Lo cierto es que no son omisiones menores.

En el oficio 0729/2016 de la Semadet, la titular de la dependencia, Magdalena Ruiz Mejía, destaca 22 observaciones que le llevan a considerar que el plan es “un ensayo estructurado como instrumento de planeación metropolitana, de alcance general y con elementos metodológicos inconsistentes”.

Agrega: “El marco jurídico no relaciona el conjunto de normas que operan el AMG y la forma de aplicación de éstas, por lo que la propuesta resulta contradictoria con otros instrumentos jurídicos como es el POET de Jalisco, los programas de ordenamiento ecológicos locales de Zapopan y Tlajomulco, así como los planes parciales de desarrollo urbano”.

Siete unidades de gestión ambiental de los municipios metropolitanos (111, 141 y 133, de Zapopan; 143 y 139, del sur de la metrópolis, 135 y 140 de Zapotlanejo) no son observadas en la zonificación del plan territorial, con categorías de manejo ajenas y muchas veces contrarias a lo que dictamina el documento fundamental de la política ecológica estatal. 

“No se hicieron proyecciones de las demandas futuras en materia de agua potable, drenaje y otros servicios públicos; tiene una visión limitada de los aspectos ambientales, su descripción es muy general y no existe un modelo de análisis que lo relacione a la problemática socio-territorial; no se consideraron aspectos de equilibrio ambiental, gestión integral de microcuencas, disminución de la vulnerabilidad socio-ambiental, adaptación y mitigación al cambio climático”.

Además, continúa, “se hacen análisis de sobreposición con los polígonos de los diferentes ordenamientos ecológicos pero no se enfatiza el alcance del proyecto metropolitano en el impacto socio-ambiental de la ciudad”.

De este modo, “es un instrumento aislado que responde casi exclusivamente al sector urbano”; que “considera a la gestión ambiental como un componente más del modelo de gestión estratégica, sin que exista un método de ponderación previa de los componentes ambientales”, y que “no contextualiza la problemática del AMG como parte de un proceso en el tiempo”.

Así, “proyecta escenarios en términos de las necesidades de la metrópolis, con soluciones parciales de alcance urbanístico”, pero sin proyectar el tema de los servicios “no obstante que se trata de una visión al año 2042”; además, “deja sin análisis al sector rural y no hace ninguna propuesta al respecto”.

Otras carencias

Hay omisiones en el análisis del POTmet en el tema de áreas naturales protegidas y no se desarrolla el sistema verde periurbano no obstante el gran valor ambiental que tienen para la ciudad

Las relatorías de los talleres de consultas no se vieron reflejadas en el producto final

Hay propuestas inconsistentes en el componente de estrategias; en materia de vivienda, hace falta actualizar planes de desarrollo urbano para hacer realidad la verticalización

Fuente: La Semadet