Miden violencia también con el número de autopsias

En 2013 el número de homicidios bajó a 948 a 645 con dolo y 303 sin intención. Del total, 309 fueron en Torreón y 147 en Saltillo, recordó el titular de la Dirección de Servicios Periciales.
Drástica la dismunición de homicidios en Torreón.
Drástica la dismunición de homicidios en Torreón. (Milenio Digital)

Saltillo, Coahuila

El número de autopsias también sirve para medir el tamaño de la violencia y en Coahuila se redujo casi a la mitad desde 2012, cuando las balaceras ocurrían a diario en ciudades como Torreón y Saltillo, siempre con saldos fatales.

Los peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) ahora tienen menos trabajo, o por lo menos ya no deben estar día y noche en la morgue tratando de identificar cadáveres y contar el número de balazos que recibieron.

En Torreón, donde hace unos años los muertos llegaban en serie a la morgue, el número de necropsias que deben hacer los peritos bajó de manera considerable, aseguró el médico militar Felipe de Jesús Cobos Avilés, titular de la Dirección de Servicios Periciales.

"Sí, la violencia va disminuyendo, en la medida que disminuyeron 40% las necropsias, es un parámetro bastante claro. De 2012 bajó y 2013 bajó más y ahorita esa tendencia continua. Creo que la cantidad de cadáveres se traduce mucho en la cantidad de la violencia. Es otra manera de medir la disminución de la violencia", explicó.

De acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2012 hubo 3 mil 22 homicidios en Coahuila, 2 mil 109 dolosos y 913 culposos. En Torreón ocurrió más de la tercera parte, 1 mil 388 y en Saltillo hubo 462. Además, el Ministerio Público recibió en el estado 18 mil 578 casos de lesiones y 64 secuestros.

HOMICIDIOS A LA BAJA

En 2013, el número de homicidios bajó a 948 a razón de 645 con dolo y 303 sin intención. Del total, 309 fueron en Torreón y 147 en Saltillo. El delito de lesiones se redujo a 6 mil 107 y el de secuestros a la mitad, con 30 casos.

En promedio, el 10 por ciento de los cadáveres no son identificados y van a la fosa común.

La Ley de Salud marca que de 15 a 30 días para las inhumaciones de cadáveres no identificados (no nombre, n/n).