Otilio denuncia que caso de su hijo fue enviado a Guanajuato

El padre del joven que fue muerto a tiros por Fuerzas Federales señaló que tal vez traten de agotarlo y hacerlo desesperar, pero, dijo, “no lo van a lograr”.
Otilio Cantú González.
Otilio Cantú González. (Archivo)

Monterrey

En el Día del Ejército Mexicano, Otilio Cantú González reclamó que hayan enviado a Guanajuato el caso por el asesinato de su hijo Jorge Otilio Cantú Cantú a manos de elementos castrenses.

Cantú González envió una carta a MILENIO Monterrey, en la que manifiesta que el caso sigue en el Poder Judicial todavía en desahogo de pruebas y con juicios de amparo de un tribunal a otro.

Señala en su carta que el último, turnado al Segundo Tribunal Unitario del Cuarto Circuito a cargo del magistrado Claudio Pérez Hernández, en octubre de 2013, con fecha de audiencia para el 2 de diciembre de 2013.

“Por alguna razón no se llevó a cabo y el 10 de febrero del 2014, el magistrado citado envía el caso para su resolución al magistrado Rafael Rojas Licea, titular del Quinto Tribunal Unitario de Circuito del Centro Auxiliar de la Tercera Región, con residencia en Guanajuato, Guanajuato.

“Por Dios, ¿cómo a Guanajuato?, ¿de qué se trata?, probablemente agotar mis fuerzas, burlarse, hasta que uno se desespere.... no lo van a lograr, no imploro venganza, ¡imploro justicia!”.

Consideró que el problema de fondo en este asunto se llama “impunidad, un vocablo repetido tantas veces y sigue vigente”, y añadió que ésta es la razón de que de cada 100 expedientes sólo dos alcanzan sentencia.

En su escrito, Cantú González expresó que el 18 de febrero de 2014 se cumplieron 34 meses del asesinato de su hijo, y ayer se festejó al Ejército Mexicano con muy diversos actos, entre ellos, un desayuno, al que acudieron las altas autoridades del Gobierno, elogiando y ponderando su eficacia.

“Mi familia y yo estuvimos hace menos de 24 horas en el panteón visitando la tumba de nuestro hijo, a 34 meses de su sentido fallecimiento, precisamente por compañeros de los homenajeados”.

Aclaró que no está en contra de que se festeje como el poder decida a los elementos que cumplan con su deber y respeten sus códigos, sin embargo, dijo: “nunca me ha tocado escuchar a ninguna autoridad, y menos castrense, hablar de los actos de barbarie que han cometido en nuestro estado y a lo largo y ancho de la República Mexicana militares”.

Expresó que leyó en una nota periodística una declaración de un militar, quien señala que los criminales no respetan a nadie y a ellos también los respetan, porque si no, serían como ellos.

“Exactamente eso es lo que he argumentado durante 34 meses, eso referí cuando el Grupo Caimán, al servicio del Gobierno de Nuevo León, atacó por la espalda con fuerza desmedida a nuestro hijo y tuvieron la falta de hombría de tratar de cambiar los acontecimientos, y además destrozarlo con seis balazos en su cabeza. ¿Qué objeto tenía destruir su cara a menos de 70 centímetros de distancia?, cuando lo tenían ya indefenso, pero todavía con vida”.

La carta la termina Otilio Cantú González con una pregunta: “¿Podremos los mexicanos algún día encontrar un Poder Judicial que actúe como marca nuestra Constitución tantas veces pisoteada por los motivos que a cualquier gobernante se le ocurra?”.