Obras de Línea 3 conducen al comercio de la ZMG a la quiebra

A un día del cierre de viabilidad, negocios en Alcalde ya registraron bajas importantes en venta, en Río Nilo, se han registrado bajas de hasta 90 por ciento 
Cierre de avenida Alcalde
Cierre de avenida Alcalde (Nacho Reyes)

Guadalajara

La mega obra del gobierno del estado, la Línea 3 del Tren Ligero, paulatinamente ha cambiado la vida de los comerciantes y habitantes de la zona metropolitana de Guadalajara (ZMG), debido a que las intervenciones en varios puntos de la ciudad, les han generado una pérdida económica importante en el arranque de la construcción de estaciones.

Con apenas un día del cierre de Alcalde por la construcción de la estación sobre la vialidad, comerciantes ubicados en dicha avenida, entre Manuel Ávila Camacho y Herrera y Cairo, ya contemplan la “caída libre” de sus ventas tras el desvió de 25 rutas de transporte, vehículos y camiones de carga pesada, que transitaban a sus posibles consumidores.

“Lo peor de todo es que no nos avisan de los movimientos en las obras”. Uno de los vendedores afectados, dueño de una tienda copiadora, platicó que la luz fue cortada y encendida sin previo aviso, por los trabajos de la Línea 3 frente a la Glorieta de La Normal, lo que provocó que una de sus máquinas copiadoras le fallara, por los altos y bajos voltajes que inducen estas labores.

De acuerdo a los comerciantes, el polvo que levantan las obras es lo de menos, pues “las obras van a durar entre cuatro o cinco meses. Imagínese, apenas cerraron Alcalde y no he vendido nada. ¿Cómo voy a pagar la renta?”.

A otros les bastó medio día para encontrar la resignación. “Siempre, desde que nos dijeron que iban a construir la Línea 3 por aquí, me opuse. ¿Pero qué caso nos hizo el gobierno? Uno pues ve a su conveniencia, ellos también. Si la obra va a costar 4 pesos, ellos dicen que va a costar 12”, contó un vendedor de helados de un local en la esquina de Torres Quintero, quien ya piensa en viajar a Estados Unidos y dedicarse a otro “bisne”. Hace un mes, dijo, le subieron la renta, por lo que piensa que le será imposible continuar con el negocio que lo mantiene aún a él y a sus padres.

 

EN RÍO NILO

El 1 de febrero pasado MILENIO JALISCO dio a conocer que comerciantes de la avenida Río Nilo, en su cruce con Revolución, afirmaron que habían sido “engañados” en la socialización de la mega obra por parte de las autoridades estatales, ya que, dijeron, les prometieron trabajar por la noche para no disminuir el tránsito vehicular y peatonal en un lapso de cuatro meses. Sin embargo, son cerca de 60 negocios, con una gran cantidad de años establecidos, los que han sufrido de 90 a 30 por ciento de pérdidas económicos. 

Hoy, 20 días después, afirman que la Contraloría Social de la Línea 3 del Tren Ligero del gobierno estatal sigue sin cumplirles. “Hay una falta de coordinación entre la Contraloría Social y la Secretaría de Movilidad. La Contraloría nos prometió que dejaría pasar (por el confinamiento de Revolución) a nuestros clientes, Pero a mí a veces no me quieren dejar pasar. Entonces, si a mí, que yo tengo el negocio, no me dejen, ahora mire que será de nuestros clientes... Han dado las facilidades de poner carteles del otro lado de las bardas, pero no nos sirven de mucho”.

Una vendedora de comida ubicada en el citado cruce, en la colonia Jardines de la Paz, afirma que de vender 2 mil pesos diarios, ahora solo vende 200 a 300 pesos. Cuenta que la raíz del descenso tan drástico de sus ventas es el confinamiento de la obra, ya que la valla metálica que cubre la obra bloquea la vista y, sobre todo, el paso de sus prospectos a clientes de la clínica 14 del IMSS que está frente a su negocio.

Pero el confinamiento, de acuerdo a Marco Gutiérrez, ingeniero encargado de la construcción de la estación en Río Nilo, indicó que apenas van en un 37 por ciento de colocación de pilotes, contención de locales técnicos, por lo que pronosticó que el confinamiento será removido hasta marzo del próximo año. Lo que podría ser demasiado tiempo para negocios como el de Brenda Sarai, Laura Marisol, Carlos Iván, Elizabeth Lira, Juan Carlos, Luis María, María Teresa, Alfonso, David, entre otros vendedores que se mantienen de la venta de productos y mano de obra en sus negocios sobre la vialidad donde se construye la Línea 3 del Tren Ligero.