Critican obra inaugurada por EPN

El libramiento Valles-Tamuín no cumple requisito de una autopista, afirmó experto que ha sido un engaño en la huasteca potosina
Libramiento Valles-Tamuín.
Libramiento Valles-Tamuín. (Imelda Torres)

Ciudad Valles

La inaugurada vía de comunicación encabezada por el Presidente Enrique Peña Nieto, es para algunos expertos en la materia un tramo carretero de dos carriles con acotamiento tipo B2 y que no tiene las características de una autopista.

El libramiento Valles-Tamuín que fue echada andar por el mandatario nacional el pasado miércoles 6 de julio, dista mucho de ser una autopista, declaró Jesús Sierra Acuña, perito en hechos de tránsito, abogado y ex funcionario municipal.

"La primera regla es que debe tener la división de los sentidos de tránsito mediante espacios físico o barreras, y este libramiento no la tiene y el enorme letrero en el que se lee "Autopista" es puro show" dijo.

El tramo de La Pitaya hasta la carretera Valles–Tampico pasando la cabecera municipal de Tamuín es una carretera de dos carriles con acotamientos tipo B2, y no tiene las características de una autopista, por lo que si no se trata de una arteria de este tipo, el anuncio debió evitarse, enfatizó.

Comentó que una autopista se define como "una pista de circulación para automóviles y vehículos terrestres de carga y de pasajeros, que debe ser rápida, segura y admitir un volumen de tráfico considerable, y se diferencia de una carretera convencional, en que ésta dispone de más de un carril para cada sentido, con calzadas separadas".

Son 49.1 kilómetros en los que se gastó el gobierno federal 3 mil 050 millones de pesos, es decir que cada kilómetro costó más de 62 millones de pesos.

Es de 12 metros de ancho con dos carriles de circulación de 3.50 metros cuadrados, con acotamientos de 2.50 metros, cuatro entronques a desnivel y seis puentes, refirió.