Gobierno no pueden encargarse de todo: Obispo

José Guadalupe Galván Galindo, señaló sobre todo de todas las problemáticas sociales, de ahí la importancia de aportar desde el hogar educando a los hijos.
Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo.
Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

El obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo, pidió a las familias aprovechar la temporada para orar y fomentar la paz entre sus integrantes, esto si se quiere tener una sociedad más respetuosa capaz de interactuar con tranquilidad.

Y es que no se puede dejar todo el trabajo a las autoridades, pues los padres deben concientizar a sus hijos para que vean en las actividades productivas una forma de desarrollo, a fin de que no se sientan atraídos por las actividades ilícitas que generan violencia, dijo.

Si los padres no fomentan lo anterior, los hijos pudieran sufrir el peligro de desviarse en el camino y propiciar problemas a la sociedad.

El núcleo familiar, sostuvo, es la base para que los niños y jóvenes se propongan metas y las logren, para que de esa manera se vayan por un camino positivo y no caigan en malos hábitos.

Insistió que el fin del año debe servir para reflexionar sobre lo que se ha hecho mal y cambiar la actitud para que las malas experiencias funcionen como áreas de oportunidad, en la casa, en el trabajo, en la escuela y con los demás.

"La navidad es tiempo de alegría, de esperanza, de paz, por eso mis mejores deseos para que esa paz llegue a todas las familias y de las familias se comunique esa esperanza y esa paz a toda la sociedad lagunera", externó.

Enfatizó que los gobiernos no pueden encargarse de todas las problemáticas sociales y solos son incapaces, de ahí la importancia de aportar desde el hogar educando a los hijos.

Galván Galindo mencionó que un joven con educación y ejemplos claros de respeto, superación y trabajo, tiende a ser una persona productiva y exitosa.

Sin embargo, señaló, si los padres no fomentan lo anterior, los hijos pudieran sufrir el peligro de desviarse en el camino y propiciar problemas a la sociedad.