El primer jubileo de un Obispo en Torreón

El padre Ignacio Mendoza Wong informó que este acontecimiento no se centra en la persona, sino en el servidor, que hace presente a Cristo en medio de la Iglesia.
La lluvia acompañó esta celebración.
La lluvia acompañó esta celebración. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Si bien clérigos de altos rangos estuvieron presentes en el Jubileo de Oro de Monseñor José Guadalupe Galván Galindo, el deseo era compartir con los feligreses y por eso se hizo la misa en el TSM.

Esto remite a los orígenes mismos de la Diócesis de Torreón en 1958, cuando Don Fernando Romo Gutiérrez, primer Obispo de esta Diócesis, estuvo en la consagrada Catedral del Carmen, junto con su gente.

Actualmente existen 66 Parroquias, el Seminario terminado en sus dos etapas, se trabaja con laicos y con movimientos grupales.

Monseñor Luis Morales Reyes llegó a una Diócesis más grande para 1985 y su misa de recepción se llevó a cabo en el Auditorio Municipal, partiendo una caravana desde Catedral, al igual que lo hizo en el año 2000 Monseñor Galván Galindo.

El padre Ignacio Mendoza Wong informó que este acontecimiento no se centra en la persona, sino en el servidor, que hace presente a Cristo en medio de la Iglesia.

"Hay alrededor de 120 Obispos en todo el país. Algunos eméritos. Hay 90 Diócesis y tenemos representación de 50, así que es un buen número de convocatoria", destacó el padre Mendoza Wong.

Torreón comenzó su Diócesis con siete Parroquias, en los municipios de Viesca, Matamoros, San Pedro y Francisco I. Madero.

Actualmente, existen 66 Parroquias, el Seminario terminado en sus dos etapas, se trabaja con laicos, con movimientos grupales y sobre todo, señaló el padre Mendoza, el señor Obispo tiene capacidad de tender puentes no sólo al interior de la Iglesia, sino al exterior.

"No necesariamente son católicos o cristianos, pero la Iglesia dialoga y trabaja con ellos", destacó.

Esto va acorde con las políticas de apertura que comenzaron a darse con Pío XII, siguieron con Juan XXIII, Paulo VI, el breve tiempo de Juan Pablo I y sin dudas, con la gran labor de Juan Pablo II por acercarse al mundo.

Esta dinámica se ha revitalizado de forma muy interesante con la visión que Francisco I tiene, muy acordes con las épocas y que afirma el padre Nacho, como se le dice cariñosamente, es un hecho que lanzan adelante a la Diócesis.

Sin embargo, Torreón se ha caracterizado por ser una Diócesis siempre moderna, que ha tenido esta capacidad de innovar, en una ciudad que nació en pleno siglo XX y que sigue los pasos que la misma humanidad lleva, de la mano de la fe y una Iglesia que cada vez más, se entrega plena al mundo.