Crimen aprovecha desempleo en México: Obispo

Raúl Vera, Obispo de Saltillo consideró que al no tener mejoras laborales, como un sueldo digno, el crimen organizado tiene una gran oportunidad para reclutar jóvenes.
Raúl Vera, Obispo de Saltillo, aseguró que el Gobierno de Coahuila no cuenta con los recursos para resolver el caso del ejido Patrocinio.
Raúl Vera, Obispo de Saltillo, dijo que entre los retos laborales en México está el incrementar el salario mínimo (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

El Obispo de la Diócesis de Saltillo, Raúl Vera López, consideró que las condiciones laborales en México son fatales, empezando por el salario mínimo que no es suficiente para cubrir las necesidades de un trabajador, hasta las reformas estructurales que impiden que los trabajadores mexicanos tengan derechos.

“Están fatales, nada más basta ver el salario mínimo que aprueban, luego hay que ver la nueva Ley Federal del Trabajo es una cosa de una miseria, es un atraco, muy mal, a los jóvenes le están clausurando el futuro”, expresó.

Comentó que no sólo se trata de la población que cuenta con un trabajo, sino que además hay que ver el panorama de la población económicamente activa que está sin empleo, así como la población que se desempeña dentro de la informalidad.

“El Papa lo advirtió, los jóvenes que no tienen trabajo y con los salarios que les ofrecen claro que el crimen organizado, en todos sus derivados, tienen ahí la oportunidad de reclutar jóvenes para la delincuencia”.


Refirió que el 50 % de los trabajadores en México están en el trabajo informal, y aunque se les catalogue como informales se implementan acciones para que también aporten a las administraciones públicas lo que dijo lo tiene muy indignado.

“También están las tonterías que empiezan a hacer, hay gente que se inventa como trabajar, que lava cristales, pues a ellos ahora les están cobrando un permiso de 180 pesos y tienen que decir a que gente le lavan el carro, es una de las tonterías, yo estoy muy indignado con eso que están haciendo”, apuntó.

Consideró que entre los retos laborales en México está el mejorar el sustento de la vida incrementando el salario mínimo que permita que una persona cubra con sus necesidades sin que esté hundido en la pobreza extrema.

“El salario mínimo pone a vivir en pobreza a la gente, y si una persona que gana el salario mínimo lo comparte con otra empiezan a vivir en la pobreza extrema, estas son las políticas laborales que tiene el gobierno mexicano”, subrayó.

“El salario mínimo pone a vivir en pobreza a la gente, y si una persona que gana el salario mínimo lo comparte con otra empiezan a vivir en la pobreza extrema, estas son las políticas laborales que tiene el gobierno mexicano”.


“Y luego también con todas las famosas reformas estructurales que están haciendo, de estar desbaratando la planta productiva, y vamos a ver el crimen organizado que sigue creciendo y que sigue haciendo de las suyas, ese es otro lio”, agregó.

Indicó que al no existir condiciones laborales óptimas, con salarios de miseria, así como la falta de empleo formal, el crimen organizado tiene una gran oportunidad para reclutar jóvenes en las filas de la delincuencia en cualquiera de sus ramas, pues ya no solo se trata de narcotráfico.

“El Papa lo advirtió, los jóvenes que no tienen trabajo y con los salarios que les ofrecen claro que el crimen organizado, en todos sus derivados, tienen ahí la oportunidad de reclutar jóvenes para la delincuencia”, dijo.

“Los especialistas en el crimen organizado y la violencia lo dicen con toda claridad que el crimen organizado tiene más oportunidades de ofrecer trabajo que la organización laboral que tiene México”, concluyó.