Nuevo Obispo resalta mensaje de humildad de Francisco

Monseñor José Fortunato Álvarez dijo que será cercano a la gente y sencillo. Fue recibido por mil 500 fieles, ceremonia donde también estuvo el Nuncio Apostólico, Christophe Pierre.
Nuncio Apostólico, Christophe Pierre. (Milenio Radio)

Gómez Palacio, Durango

Las calles del centro de Gómez Palacio se vistieron de fiesta para dar la bienvenida al nuevo Obispo de la Diócesis, José Fortunato Álvarez Valdez, quien asumió esta responsabilidad ante la presencia del Nuncio Apostólico del Vaticano en México, Christophe Pierre, asi como autoridades estatales y municipales.

El acto de bienvenida se llevó a cabo en el estacionamiento de un centro comercial en las calles de De La Llave y Morelos, donde se montó un gran toldo donde las 80 sillas que se instalaron resultaron insuficientes, por lo que más de 500 personas se mantuvieron de pie.

El gobernador Jorge Herrera Caldera le externó que Durango y La Laguna le reciben con los brazos abiertos como segundo obispo de Gómez Palacio.

Estuvieron presentes, Jorge Herrera Caldera, gobernador de Durango, quien llegó acompañado de dos de sus hijos, uno de ellos a punto de ordenarse como sacerdote.

Además los alcaldes de Gómez Palacio y Lerdo, José Miguel Campillo y Luis de Villa, acompañados de sus esposas. Estuvo el anterior Obispo, José Guadalupe Torres Campos y el Arzobispo de Durango, José Antonio Fernández Hurtado.

Desde antes de su llegada aquello era una verbena, canciones alegres eran ambientadas por la Banda de Música del Instituto Gómez Palacio, que aglutina a casi 100 jóvenes perfectamente ataviados y armonizados. De igual manera, una banda sinaloense se esmeraba por dar más alegría a los presentes.

Este contingente de al menos 100 personas entre familiares, amigos, párrocos, hermanas y gente de la feligresía que vinieron desde Mexicali, Baja California, para acompañar a Monseñor Álvarez Valdez, no dejaba de lanzar vivas y porras ante su llegada.

Ahí el alcalde de Gómez Palacio le hizo entrega de las llaves de la ciudad, para luego señalarle que "con su llegada se contribuye a buscar nuestra vocación, para seguir buscando la paz, la solidaridad y la fraternidad, así como la justicia y el respeto por los demás".

Posteriormente, el gobernador Jorge Herrera Caldera le externó que Durango y La Laguna le reciben con los brazos abiertos como segundo obispo de Gómez Palacio, para luego reconocer en el Nuncio Apostólico, Christophe Pierre el desarrollo de una agenda impecable en la visita papal.

El contingente paró hasta la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, a donde acudió para llevarse a cabo la ceremonia de profesión de fe.

Luego de este evento, se montó una caravana que partió a bordo de una carroza en la que iban el Obispo José Fortunato y el Nuncio Christophe Pierre y atrás camiones turísticos con autoridades estatales, párrocos de la Diócesis y visitantes de Mexicali que fueron seguidos a pie por la feligresía que se dio cita en este punto.

De ahí se trasladaron por la avenida Victoria, donde empleados y clientes salían de los negocios a dar la bienvenida al nuevo Obispo, en tanto que las laterales de esta calle principal se vistieron de colores, con globos, pancartas y lonas que eran sostenidas por alumnos desde primaria hasta preparatoria lanzando cánticos y porras a su paso.

Hubo necesidad de parar en algunas ocasiones, debido a que familias representativas de estos colegios lo detenían para hacerle llegar presentes. Incluso al paso por el Mercado "José Ramón Valdés", un grupo de locatarios les obsequió un par de sombreros para cubrirse los rayos del sol.

El contingente paró hasta la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, a donde acudió para llevarse a cabo la ceremonia de profesión de fe, en la que ante el enviado del Papa Francisco en México refrendó su vocación e hizo compromisos para fortalecer a la Iglesia.