La Iglesia “a favor del proyecto de Dios”

En referencia a la actual discusión en Durango sobre la legalización del matrimonio igualitario y el aborto, la postura tradicional y la enseñanza católica no habrá de variar.
Obispo de Gómez Palacio, José Fortunato Álvarez Valdez.
Obispo de Gómez Palacio, José Fortunato Álvarez Valdez. (Miguel Ángel González Jiménez)

Gómez Palacio, Durango

La Iglesia Católica permanecerá en su postura moral y la enseñanza tradicional en relación a temas como el matrimonio igualitario y los abortos.

Continuará con el proyecto de Dios que es la familia, con la finalidad de que haya una realización plena del hombre y mujer.

“El Papa dijo que Dios nos había dado dos oídos para escuchar y una boca para hablar, entonces debemos escuchar más y hablar menos, de acompañar a alguien".

Ante el proceso de legalización del matrimonio igualitario que se vive en Durango, el Obispo de Gómez Palacio, José Fortunato Álvarez Valdez, destacó que aún desconoce el marco jurídico, sin embargo, mencionó que desde su punto de vista, la clave para abordar ambos temas y la posición de la Iglesia es saber distinguir la situación, sin mezclar los temas en materia jurídica y de las opiniones que emanan de las organizaciones que crecen en el país y los impulsan.

“Una cosa es ver cómo van caminando estos temas en todo el país y otra cosa es recordar la postura moral y la enseñanza tradicional de la Iglesia, que eso no va a cambiar ni cuando vino el Papa, ni nunca, en ese sentido la iglesia tiene claro el proyecto que Dios tiene para la familia”, externó.

De igual forma enfatizó que lejos de criticar o juzgar a quienes están a favor de los matrimonios igualitarios o el aborto, la Iglesia Católica propone lo mejor para el ser humano a través de la realización de un proyecto de salvación que tiene Dios, con la finalidad de que el hombre y la mujer sean felices.

“Y esto es el matrimonio, que siempre lo hemos visto como un proyecto de Dios, en el cual se realizan plenamente, porque así está la situación de la naturaleza”, enfatizó.

Con la visita del Papa a México, la Iglesia Católica en el país tiene la encomienda de permanecer con las puertas abiertas y brindarle cobijo a quien lo necesite.

“El Papa dijo que Dios nos había dado dos oídos para escuchar y una boca para hablar, entonces debemos escuchar más y hablar menos, de acompañar a alguien, la gente lo agradece más, que un regaño, es un sacramento de la reconciliación, debemos escuchar más”, externó.

Como Iglesia, tiene la responsabilidad de hacer mayor conciencia sobre el proyecto que tiene Dios como una institución moral, que quiere dar una referencia clara y que favorezca a la vida y conciencia social , sin mezclar en una pugna o lucha con las personas que tienen diferentes formas de pensar.