Intervienen a Obispo de GP por problema en vías biliares

Julio Carrillo Gaucín, vicario general de la Diócesis, informó que José Fortunato Álvarez Valdez padecía una enfermedad gástrica que se incrementó en gravedad tras su traslado desde Mexicali.

Gómez Palacio, Durango

Por la obstrucción de las vías biliares, el Obispo de Gómez Palacio, José Fortunato Álvarez Valdez, fue intervenido quirúrgicamente en un centro médico de especialidades en la Ciudad de México.

El vicario general de la Diócesis, Julio Carrillo Gaucín, destacó que luego de la operación, el obispo se encuentra estable y se espera que dentro de 15 días se reincorpore a sus actividades.

Dio a conocer que desde que llegó a la Región Lagunera procedente de Mexicali, padecía de un problema gástrico que hasta ese momento desconocían exactamente, fue al concluir la Semana Santa cuando hubo la necesidad de internarlo.

La cirugía que consistió en la reconstrucción de las vías, está considerada de alto riesgo debido al lugar en donde se ubican, cercano al hígado, páncreas, duodeno, qué son órganos delicados.

Encontraron que las vías biliares estaban obstruidas, "suponemos que fue por tanto estrés del cambio de Mexicali y todo lo que significa llegar a este momento de ser un Obispo y tomar posesión de una Diócesis", externó.

Debido a que no presentó ninguna complicación, el vicario general destacó que el Obispo de Gómez Palacio, este lunes fue dado de alta del hospital y se espera que a finales de abril regrese a La Laguna. "Con ese vigor que le caracteriza y esperamos que sea algo pasajero".

Pidió a los fieles continuar en oración por su salud, para que su regreso sea rápido.

Carrillo Gaucín también le envió un mensaje al Obispo, en el cual dijo que lo esperan con mucho gusto, en cuanto se sienta mejor, pues lo importante es su salud y posteriormente empezar con el trabajo y la misión que encabeza.

La última conversación que el vicario general tuvo con Álvarez Valdez fue el pasado sábado, a través de la cual se oía con un ánimo optimista, señaló.

"Dijo que las enfermedades nadie las pide, pues llegan de manera repentina".